¿Inmigrantes en vagones separados?

Inmigrante africano en Italia
Image caption Los críticos de la propuesta dicen que está dirigida contra los inmigrantes.

Una propuesta para segregar los trenes del sistema subterráneo de Milán ha encendido la campaña para las elecciones parlamentarias europeas del mes próximo en la ciudad.

La idea fue de Matteo Salvini, diputado por el partido regionalista Liga Norte, que con frecuencia se opone a los extranjeros.

Salvini sugirió designar vagones para el uso exclusivo de los residentes milaneses registrados y de mujeres.

La Liga Norte forma parte del gobierno de centroderecha del primer ministro Silvio Berlusconi.

Salvini sostuvo que su idea era sencillamente una extensión de las disposiciones actuales de reservar asientos para los discapacitados y las embarazadas.

Según él, su plan podría ayudar a luchar contra el crimen y mejorar la seguridad -un tema dominante en la campaña electoral - y a hacer frente a la sensación de que los residentes de Milán se han convertido en ciudadanos de segunda clase en su propia ciudad.

Sin embargo, sus críticos dijeron que la propuesta huele a xenofobia.

"Racista"

El líder del mayor partido opositor de Italia dijo que la idea demuestra que la alianza gubernamental de centroderecha es racista y recordó la lucha contra la segregación en Estados Unidos.

Incluso muchos miembros de la centroderecha hallaron la propuesta ofensiva.

El presidente de la cámara baja del parlamento, que alguna vez fue un entusiasta admirador de Benito Mussolini, dijo que el plan de Salvini ofende la dignidad humana y viola la constitución italiana.

La propuesta de Salvini es la más reciente de una larga serie de medidas aparentemente dirigidas contra los extranjeros, muchas de ellas promovidas por la Liga Norte.

En Treviso, cerca de Venecia, el consejo local restringió la ayuda de emergencia para las personas afectadas por la crisis económica global a los ciudadanos italianos y a los residentes en el país durante más de cinco años.

En Foggia, en el sur del país, una empresa local de autobuses introdujo rutas separadas: una para los inmigrantes y otra para los residentes.

Contenido relacionado