Apelación de periodista apresada en Irán

Roxana Saberi
Image caption Roxana Saberi interrumpió una huelga de hambre de dos semanas hace unos días.

Un tribunal en Irán escuchó la apelación de Roxana Saberi, una periodista iraní-estadounidense encarcelada, dos días antes de lo esperado.

El abogado de Saberi, Abdolsamad Khorramshahi, dijo que no se sabe cuándo se emitirá el fallo, pero manifestó su optimismo de que la reportera, de 32 años, será exonerada.

Saberi fue condenada por supuestamente espiar para Estados Unidos, una acusación que niega.

El caso generó reacciones internacionales y el presidente de EE.UU., Barack Obama, también hizo una exhortación a favor de la periodista.

Proceso de apelación

Al contrario del juicio original, esta vez el proceso se organizó de forma tal que dio la apariencia de hacerse con justicia y apertura, dijo el corresponsal de la BBC en Teherán, Jon Leyne.

Aunque el público no tuvo acceso, la apelación de Saberi fue escuchada por un panel de tres jueces y se permitió la presencia de representantes de la Asociación Jurídica Iraní.

Además, al abogado de Saberi se le dio amplio tiempo para su preparación.

Khorramshahi dijo que entregó 15 páginas de documentos de apoyo a la apelación de su cliente.

"Tengo esperanzas y estoy optimista de que será exonerada", expresó el abogado.

Antes del inicio de la audiencia, el padre de la condenada manifestó que cree que el juicio será manejado con "mayor moderación" esta vez, pero no se espera que el fallo se emita este mismo día.

El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, instó al tribunal a que le otorguen a Saberi todos sus derechos legales.

Los detalles de la evidencia en su contra aún no se han hecho públicos, pero algunos funcionarios han dicho esperar que el tribunal reconsidere la sentencia de ocho años que, aún por espionaje, se estima demasiado severa.

Espionaje

Saberi ha estado en recluida en una cárcel de Teherán desde enero.

Su familia dijo que ella realizó una huelga de hambre durante dos semanas después de la sentencia, pero que empezó a recibir alimentos otra vez hace pocos días.

La periodista originalmente enfrentó una acusación más leve, de haber comprado alcohol y luego de haber trabajado sin un carnet de prensa válido.

Poco después, se introdujo la acusación de espionaje, y fue enjuiciada y condenada a puertas cerradas por el Tribunal Revolucionario en Teherán.

Saberi, que ostenta la nacionalidades iraní y estadounidense, lleva seis años en Irán, donde estudiaba y escribía un libro.

Ha trabajado como reportera independiente para diferentes medios de prensa, entre ellos la BBC y la Radio Pública Nacional de Estados Unidos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.