China aprende de la tragedia

Familiar de fallecido en el terremoto
Image caption Los trabajos de reconstrucción del área afectada por el terremoto podrían acabar un año antes del plazo fijado.

El gobierno chino anunció una serie de medidas destinadas a mejorar la respuesta ante los desastres naturales cuando se cumple un año del devastador terremoto que asoló la provincia de Sichuan, donde murieron cerca de 90.000 personas.

Pekín ha publicado un libro blanco sobre las acciones de prevención y alivio de catástrofes naturales.

Según las autoridades, se ha enmendado el plan estatal de contingencia para desastres naturales y se ha pedido a los gobiernos locales que elaboren sus propios planes a este respecto.

Además, quieren incrementar la capacitación de funcionarios y las instalaciones de almacenamiento de materiales de ayuda.

Según el corresponsal de la BBC en Pekín, Quentin Sommerville, se espera que los trabajos de reconstrucción del área afectada por el terremoto acaben un año antes del plazo fijado.

La mayor parte de las casas en las áreas rurales ya habrían sido reconstruidas y, aunque en las ciudades el trabajo continúa, el gobierno ha prometido que todo estará listo en septiembre del próximo año.

El problema, explica nuestro corresponsal, es que a los ancianos y discapacitados no se les están otorgando hipotecas, por lo que no pueden acceder a la compra de viviendas nuevas.

Niños entre las víctimas

Pese a que tras el terremoto la comunidad internacional alabó la respuesta de las autoridades chinas, hubo críticas por la deficiente construcción de las escuelas en las que murieron muchos alumnos.

Entre los fallecidos en el devastador sismo habría alrededor de 5.300 menores, según cifras oficiales hechas públicas hace unos días.

Lea: Sismo chino: ¿cuántos niños murieron?

Image caption Muchos desearían regresar a los lugares donde se levantaban las escuelas donde sus hijos murieron.

Los padres que perdieron a sus hijos ya han dicho que temen que no se les deje celebrar el aniversario del desastre como ellos querrían.

Muchos desearían regresar a los lugares donde se levantaban las escuelas donde sus hijos murieron, algo que en el pasado las autoridades no les han permitido hacer.

Mientras, se han dado a conocer detalles de una carta que el primer ministro chino, Wen Jiabao, envió a los estudiantes de Sichuan. En ella afirma que se sintió conmovido por un libro de dibujos que le enviaron en el que explican sus experiencias.

Por su parte, el deportista chino Liu Xiang, medalla de oro en Atenas 2004, visitó una escuela primaria en el condado de Beichuan, donde ofreció una clase de atletismo a los alumnos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.