Juventudes hitlerianas y RR.PP. papales

Benedicto XVI acompañado por el encargado de prensa del Vaticano, Vicente Lombardi
Image caption El vocero del Vaticano desdijo al propio Papa: aseguró que Benedicto XVI no formó parte de la juventud hitleriana.

El Sumo Pontífice pasó toda la mañana del martes caminando de puntillas por unos de los solares más sensibles del mundo.

En la Mezquita de la Roca, sitio sagrado del Islam, Benedicto XVI se quitó los mocasines de cuero rojo en señal de respeto.

Justo debajo, en el Muro Oeste, uno de los lugares más venerados por los judíos, el Papa siguió la tradición colocando una plegaria entre las grietas que forman las piedras, colocadas allí hace unos 2.000 años.

Benedicto XVI pronunció discursos en ambos lugares, y se refirió con admiración a las otras dos grandes religiones monoteístas.

Hasta entonces, todo marchaba bien.

Luego el vocero del Vaticano atizó una polémica que parecía acabada.

Tras la visita papal al memorial del Holocausto de Yad Vashem, algunos políticos y comentaristas israelíes se quejaron de que la cabeza de la iglesia Católica no aprovechara la ocasión para entonar un mea culpa por el papel que históricamente desempeñó la institución en azuzar el antisemitismo.

Los sentimientos se potenciaron por la historia personal de este Papa: cuando adolescente, Benedicto XVI formó parte de las juventudes hitlerianas.

Excepto que ahora el encargado de prensa del Vaticano dice que el entonces Joseph Ratzinger no formó parte de las mismas.

"Nunca, nunca, nunca", dijo el padre Vicente Lombardi a un grupo de periodistas. "El Papa jamás formó parte de las juventudes hitlerianas", aclaró.

Removiendo cenizas

Por sorprendente que parezca, esto contradice las palabras del mismo Papa, quien habla de su pasado en su reflexión autobiográfica de 1996, "Sal de la Tierra".

El Papa en Tierra Santa: su opinión

"Cuando seminarista", dice, "estuve registrado en las juventudes hitlerianas. Tan pronto como salí del seminario, no regresé jamás".

Si Benedicto XVI desató controversia la víspera -por ejemplo, por decir que "mataron" a las víctimas del Holocausto, y no que las "asesinaron"- más polémica provocó Lombardi atizando el fuego.

Aparentemente, al octogenario Pontífice le tiembla menos el pulso que a algunos de sus colaboradores.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.