La difícil búsqueda de la verdad

Informar sobre Sri Lanka es extremadamente difícil en este momento. No hay acceso independiente a la zona de guerra en el norte o a los miles de civiles tamiles que han cruzado al territorio controlado por el gobierno.

Image caption Los periodistas no tienen acceso a los miles de civiles tamiles atrapados en el conflicto.

Las únicas fuentes regulares de información son, por un lado, el gobierno y, por otro, los sitios en internet que simpatizan con los Tigres Tamiles.

Una guerra de propaganda se suma al conflicto en el terreno y confirmar detalles de lo que sucede es casi imposible.

Muchos periodistas que cubren esta parte de Asia no han logrado obtener visas para viajar a Sri Lanka. Algunos intentaron ingresar al país como turistas pero en el aeropuerto los obligaron a regresar.

Aquellos que intentan llegar al norte por sus propios medios no pasan de los varios retenes colocados lejos del frente de guerra. El gobierno asegura que se trata de una precaución necesaria para proteger a los periodistas.

Mano de hierro

Las voces críticas en los medios locales enfrentan enormes presiones y varios periodistas independientes han sido asesinados en los últimos años.

El editor de uno de los principales periódicos, Lasantha Wickrematunga, fue muerto a tiros este año en Colombo cuando iba camino al trabajo.

Image caption El periodista Lasantha Wickrematunga fue muerto a tiros este año.

El gobierno negó cualquier responsabilidad en el crimen, pero el editorial que presuntamente escribió el periodista semanas antes de morir y que fue publicado después del asesinato, lanza una clara acusación.

"Cuando finalmente me maten, habrá sido el gobierno el responsable", escribio Wickrematunga.

Los últimos meses han sido algunos de los más difíciles en lo que respecta al trabajo de los periodistas en Sri Lanka, pero jamás ha sido fácil cubrir esta guerra.

Los Tigres Tamiles han sido cercados ahora en una pequeña parte del territorio, pero siempre han dirigido las zonas bajo su control con mano de hierro. El disentimiento no es aceptado y muchos críticos de los Tigres Tamiles han sido asesinados.

Las autoridades de Sri Lanka, por otra parte, se han vuelto menos tolerantes de las críticas. El ministro de Defensa, Gotabaya Rajapakse, le dijo este año a la BBC que en tiempos de guerra el disentimiento es una traición.

Pocos días después, en la portada de un periódico, me acusó de apoyar a los Tigres Tamiles y amenazó con "correrme" del país.

Las Naciones Unidas, el Comité Internacional de la Cruz Roja y varias embajadas extranjeras también han sido blanco de críticas.

¿Cómo terminará el conflicto?

Luego de más 25 años de guerra civil, en Sri Lanka se percibe la sensación de que la derrota de los Tigres Tamiles está próxima.

Image caption Sri Lanka ha sufrido más de 25 años de guerra civil.

Pero la falta de información independiente sobre lo que está sucediendo efectivamente en el norte sigue generando preocupación alrededor del mundo.

"Cómo termine esta guerra será crucial para el futuro de Sri Lanka", señala Robert Templer, el director para Asia del centro de análisis International Crisis Group.

Y agrega:

"¿Terminará el conflicto en una masacre sangrienta cuyos recuerdos serán utilizados para incitar a más décadas de guerra y terrorismo?"

"¿O veremos esfuerzos renovados por hallar una paz que sea fruto de la negociación y con ella la posibilidad de una nueva Sri Lanka, más pacífica, para todos sus habitantes?"

Claves: crisis en Sri Lanka

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.