Sri Lanka: más de 50 muertos en hospital

Mujeres de origen tamil junto a los cuerpos de sus familiares fallecidos
Image caption Según la ONU, más de 50.000 civiles están atrapados en el conflicto. Obama pidió el acceso de la Cruz Roja.

Más de 50 personas murieron este miércoles en Sri Lanka cuando varios proyectiles impactaron en el principal hospital de una zona bajo control de los rebeldes Tigres Tamiles ubicada en el norte del país, informó un funcionario de salud a la BBC.

Fuentes de las Naciones Unidas (ONU) coincidieron con esa cifra y señalaron que unas 100 personas resultaron heridas en el incidente.

El martes, líderes tamiles y doctores del hospital habían denunciado un primer bombardeo contra las instalaciones del centro de salud -que según ellos había causado al menos otros 50 muertos- pero no hubo confirmación independiente.

El ejército de Sri Lanka ha rechazado responsabilidades en ambos incidentes.

Este miércoles también el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Sri Lanka anunció que uno de sus trabajadores locales murió tras recibir el impacto de un proyectil.

La Cruz Roja no puede en Sri Lanka

El empleado de la Cruz Roja Internacional trabajaba en la pequeña porción de territorio aún controlada por los rebeldes Tamiles (este es el tercer empleado del CICR que ha muerto en la zona durante las últimas semanas).

La ONU calcula que aproximadamente 50.000 civiles se encuentran atrapados en el conflicto, en una franja de 3 kilómetros cuadrados.

Sin evacuación ni suministros

El martes, el CIRC indicó que los enfrentamientos en el terreno habían impedido que un barco de la organización atracara para evacuar a las personas enfermas y heridas de la zona de guerra.

Image caption Refugiados de origen tamil hacen filas para recibir alimentos en Mullivaaykaal, Sri Lanka.

Por otra parte, el ejército informó que había repelido una ola de ataques suicidas en embarcaciones en contra de posiciones militares en la costa noreste.

Informes provenientes del área de conflicto no pueden ser verificados debido a que no se permite el acceso a la zona a periodistas independientes.

La escalada del conflicto se produce en medio de los crecientes llamados internacionales para lograr un cese el fuego que permita a miles de civiles atrapados en los enfrentamientos abandonar la zona.

Estados Unidos y el Reino Unido han solicitado tanto al gobierno de Sri Lanka como a los Tigres Tamiles que pongan fin a los enfrentamientos "inmediatamente" y permitan la evacuación de los civiles.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, sugirió al gobierno dar los siguientes tres pasos por el bien de los civiles: detener los bombardeos indiscriminados, permitir el acceso de los equipos de asistencia humanitaria a la zona bloqueada, y permitir a la Cruz Roja y otros organismos brindar ayuda a los desplazados.

El martes secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, y su homólogo británico, David Milliband, expresaron su alarma ante el elevado número de víctimas civiles.

Pero un día después de tales declaraciones, el corresponsal de la BBC en la capital Colombo, Charles Haviland, señala que no existen indicios de que un cese el fuego esté cerca.

El funcionario de más alto rango de la ONU en materia de ayuda humanitaria describió la situación en el terreno como "horrible".

El gobierno de Sri Lanka ha negado consistentemente acusaciones de que el ejército ha causado la muerte de civiles o ha utilizado armas pesadas en áreas civiles.

Claves: crisis en Sri Lanka

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.