EE.UU.: visas para agricultores

Este jueves se presentó ante el Congreso de Estados Unidos un proyecto de ley que podría permitir a los trabajadores agrícolas indocumentados que viven en el país regularizar su situación legal y eventualmente aspirar a la ciudadanía.

Image caption La senadora Dianne Feinstein es una de las impulsoras de la norma.

Dos parlamentarios demócratas del estado de California, la senadora Dianne Feinstein y el representante Howard Berman, son los patrocinantes de la norma, producto de negociaciones entre los sindicatos y representantes del sector agroindustrial.

De ser aprobada, la ley abriría la posibilidad de dar visas temporales a los trabajadores del campo que puedan comprobar que estuvieron ocupados al menos 150 días en los últimos dos años.

Eventualmente, estas personas podrían solicitar la residencia legal en Estados Unidos para ellos y sus familias, aunque en algunos casos deberán pagar multas y comprometerse a estudiar inglés.

Es la tercera vez que se presenta una iniciativa de este tipo en los últimos años. En ocasiones anteriores, no tuvieron éxito al parecer por la doble presión de quienes aspiran una reforma integral del sistema de inmigración y quienes se oponen a dar facilidades a personas que han ingresado ilegalmente al país.

Posibilidades de éxito

Por aquello de que "la tercera es la vencida", esta vez los promotores de la idea parecen confiados en que lograrán su aprobación, según dijo a BBC Mundo Arturo Rodríguez, presidente de la Unión de Campesinos de Estados Unidos (UFW, pos sus siglas en inglés).

"Primero, tenemos a un nuevo presidente, Barack Obama, quien se comprometió durante su campaña a lograr una reforma migratoria. Además, cuando él estuvo en el Senado voto por una propuesta similar. Y pronto tendremos 60 senadores demócratas en el Congreso, lo que va a ayudar tremendamente", afirmó Rodríguez.

Sin embargo, el presidente de la UFW negó que esté contando sólo con el apoyo del partido de gobierno y aseguró que "hay varios republicanos" trabajando para que la ley sea aprobada.

Estimaciones oficiales indican que la mitad de los trabajadores del sector agrícola carecen de documentos de inmigración, aunque según la UFW la cifra sería cercana al 70%, siendo casi todos ellos de origen mexicano.

Críticas

Bajo el sistema actual, el gobierno estadounidense otorga unas pocas miles de visas para trabajadores temporales cada año, pero su número no se compadecería con la demanda de mano de obra en el sector, que es llenada casi enteramente con inmigrantes.

Aunque la deportación masiva de los indocumentados es técnica, legal y humanamente imposible -como lo reconoce la propia Casa Blanca-, la UFW advirtió que una acción en ese sentido "colapsaría" al sector y, por lo tanto, hay que solucionar el problema existente.

Pero los críticos al proyecto consideran que con el agravamiento de la crisis económica en Estados Unidos, el Estado debería garantizar que el creciente número de desempleados que hay en el país regrese al trabajo.

En esta misma, algunos piensan que este proyecto es injusto no sólo con los trabajadores domésticos, sino con los aspirantes a inmigrar a Estados Unidos que "hacen fila" para ingresar al país por las vías legales.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.