"Frustran" atentados en Nueva York

Sinagoga de Riverdale
Image caption El plan incluia atentar contra una sinagoga del Bronx, según los investigadores.

Cuatro personas fueron arrestadas en Nueva York, Estados Unidos, sospechosas de planear atentados contra objetivos militares y un templo judío.

Los cuatro hombres fueron apresados por el FBI después de haber comprado misiles y material explosivo falso que había sido suministrado por un infiltrado.

Los detenidos fueron identificados como James Cromitie (también conocido como Abdul Rahman), David Williams (Daoud y DL), Onta Williams (Hamza) y Laguerre Payen (Amin y/o Almondo).

Las autoridades informaron que los cuatro hombres -que se espera comparecerán ante el tribunal este jueves-, son estadounidenses que profesan la fe musulmana.

La operación secreta que derivó en las detenciones se inició hace más de un año.

Los blancos

El fiscal del caso, Lev Dassin, sostuvo que los acusados "querían cometer ataques terroristas", ya que "seleccionaron y buscaron las armas necesarias para llevar a cabo sus planes".

La corresponsal de la BBC en Nueva York, Laura Trevelyan, informó que los sospechosos intentaban atacar una sinagoga ubicada en el Bronx y disparar contra aviones de la base militar del aeropuerto de Stewart en Newburgh, situado a unos 100 kilómetros al norte de la ciudad.

El fiscal, en tanto, agregó que los acusados planeaban detonar un automóvil cargado con explosivos plásticos en frente del templo judío.

Para el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, "este intento de atacar nuestras libertades, pone de manifiesto que las amenazas a la seguridad son lamentablemente muy reales".

La operación

Las autoridades informaron que en su esfuerzo por adquirir armas, los acusados permanecieron en contacto con un informante que actuaba bajo supervisión de las autoridades.

En el documento de demanda federal se establece que el FBI y otras agencias hicieron un seguimiento a los hombres y le suministraron al informante misiles y explosivos sin activar.

De acuerdo con el documento, en junio de 2008 un informante que trabajaba con el FBI se encontró con uno de los acusados, James Cromitie, en Newburgh.

Image caption Los sospechosos supuestamente querían derribar aviones militares.

Cromitie se quejó de que sus padres habían vivido en Afganistán y dijo estar molesto por la guerra y la muerte de civiles tanto en Afganistán como en Pakistán.

Según aparece escrito en el documento, Cromitie expresó que "quería hacerle algo a Estados Unidos".

En julio de 2008, Cromitie y el informante discutieron en torno a la organización Jasish-e-Mohammed, una organización que opera desde Pakistán y con la cual el informante dijo estar involucrado.

James Cromitie le dijo al informante que quería unirse a Jasish-e-Mohammed.

En octubre de 2008, el informante comenzó a reunirse con los cuatro hombres en una casa en Newburgh, donde había equipos de audio y video ocultos.

En la demanda se indica que en abril de 2009, los acusados seleccionaron la sinagoga y el centro comunitario como los objetivos de su ataque, además comenzaron a vigilar y tomaron fotografías de aviones militares en la base militar del aeropuerto de Stewart.

A finales de abril, Cromitie y David Williams compraron una pistola semiautomática de 9 milímetros, y viajaron al lugar desde el cual podrían derribar aviones con los misiles.

A principios de mayo, Cromitie, David Williams y Payen, llevaron al informante a Stamford, Connecticut, para obtener un sistema de misiles y explosivos.

Posteriormente, James Cormitie, David Williams, Onta Wiliams y Laguerre Payen, trasladaron todo a Newburg y se reunieron días después para inspeccionar las armas adquiridas y discutir la logística de la operación.

El arresto de los cuatro hombres se produce horas antes de que el presidente Barack Obama, intente retomar la iniciativa para cerrar la prisión de Guantánamo después de que el congreso le negara los fondos económicos para hacerlo.

Según Marcelo Justo de BBC Mundo, "la desarticulación de este grupo es un gran triunfo del FBI, aunque por la información que se ha filtrado, despierta ciertas reservas la insistencia del informante en proporcionar al grupo material para los atentados, lo cual podría constituir una incitación al delito".

Los sospechosos serán puestos a disposición de un Tribunal Federal de White Plains y podrían afrontar condenas de hasta 25 años de prisión.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.