Multimillonario, a la horca

Hisham Talaat Moustafa
Image caption Se cree que antes de ser apuñalada, Tamim había finalizado su relación con Moustafa.

Sexo, política, dinero y espectáculo. Cuatro ingredientes que hicieron que los hechos ocurridos en Egipto este jueves paralizaran a todo el mundo árabe.

Por primera vez en la historia de ese país, un ex senador y multimillonario fue condenado a pena de muerte por la justicia egipcia, por ordenar y financiar en 2008 el asesinato de Suzanne Tamim, una cantante de pop libanesa que saltó a la fama en 1996 gracias a un concurso de televisión de talentos al estilo de "Operación Triunfo".

Hisham Talaat Moustafa -presidente de una de las empresas inmobiliarias más poderosas de Egipto, dirigente del gubernamental Partido Nacional Democrático encabezado por el presidente Hosni Mubarak y figura cercana a Gamal Mubarak, hijo del mandatario- fue hallado culpable de pagar US$2 millones al ex policía Muhsin Sukkari, para acabar con la vida de Tamim.

Moustafa y Sukkari serán enviados a la horca.

Sin precedentes

Según señala el corresponsal de la BBC en Egipto, Christian Fraser, la lectura de la breve sentencia -que como dicta la norma en Egipto deber ser autorizada más tarde por las autoridades religiosas- provocó escenas de caos en el tribunal.

Image caption Tamim saltó a la fama en 1996, en un concurso de TV.

Y no es para menos. En Egipto, un caso de esta envergadura no tiene precedentes.

Con mucha frecuencia, señala Fraser, las figuras de alto perfil se libran de los procesos judiciales judiciales gracias a sus conexiones con el poder.

Pero el caso finalmente llegó a los tribunales por la presión internacional. Las autoridades de Dubai ejercieron tal presión para llevar a Moustafa ante la justicia que, eventualmente, se le retiró su inmunidad parlamentaria que pueda iniciarse un juicio en su contra.

Sin embargo, si bien se dio luz verde para que comenzara el proceso, las autoridades egipcias le prohibieron a la prensa informar sobre el caso, más allá de los comunicados iniciales.

La medida generó una ola de críticas por parte de la oposición.

A puñaladas

Tamim -cuya carrera, desde un comienzo, estuvo marcada por las noticias sobre su tumultuosa vida privada- fue hallada muerta en julio del año pasado en un lujoso hotel de Dubai.

La cantante había recibido numerosas puñaladas en el rostro y en el cuello.

Las sospechas recayeron eventualmente en su amante secreto Moustafa.

Las pruebas de ADN a las que fue sometida la ropa que encontraron el departamento demostraron que, en efecto, se trató de Sukkari, quien fue luego identificado en filmaciones grabadas por cámaras de seguridad.

Las conversaciones telefónicas entre Sukkari y Moustafa, en las que se escucha a este último indicándole al ex policía en qué momento debía matar a Tamim, también fueron utilizadas para demostrar la culpabilidad de ambos.

Según los testimonios presentados en el tribunal, Moustafa ordenó la ejecución de Tamim después de que ella terminara su relación con él y se casara con el campeón iraquí de kick-boxing, Riyad al-Azzawi, a quien había conocido durante un viaje a Londres.