Última actualización: jueves, 21 de mayo de 2009 - 17:14 GMT

Guantánamo: Obama contraataca

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Descargue la versión más reciente de Flash Player aquí

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Este jueves el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ofreció un discurso sobre seguridad nacional en Washington en el que se esperaba que defendiera su decisión de cerrar la prisión militar de Guantánamo, pero que terminó siendo un ataque contra la estrategia de la oposición republicana que se opone a su intención de de relocalizar a los sospechosos de terrorismo en suelo estadounidense.

Aunque en sus palabras Obama habló una vez más de "superar el pasado", para el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos "fue notable que se refiriera directamente al gobierno de su predecesor, George W. Bush, y lo que consideró los malos manejos y excesos de la política de seguridad nacional.

Según el presidente, estos excesos fueron cometidos algunos "en buena fe y otros por razones ideológicas"

Esta salida al ruedo de Obama se produce un día después de que sus propios partidarios en el Senado le negaran los fondos necesarios para el cierre de Guantánamo por "falta de un plan defendible", según argumentaron algunos parlamentarios demócratas.

El mandatario estadounidense señaló que la prisión de Guantánamo había debilitado la seguridad nacional y reiteró que estaba determinado a cerrarla en enero de 2010 bajo el respeto a la ley de Estados Unidos.

En su discurso, Obama dijo que el centro de detención ubicado en la base militar estaba minando la seguridad de EE.UU. y los costos de mantenimiento superaban las complicaciones de cerrarlo.

El mandatario advirtió además que este penal funcionaba como una herramienta de reclutamiento para terroristas e incentivaba la voluntad de los enemigos de Estados Unidos.

"Estamos limpiando algo que es simplemente un desorden, un experimento equivocado que ha dejado una ola de desafíos legales a la que mi gobierno está obligado a hacer frente constantemente y que consume el tiempo de los funcionarios que bajo otras circunstancias, deberían dedicarse a proteger al país", indicó.

Estrategia

Bajo la estrategia anunciada por el mandatario, el gobierno estadounidense revisará cada uno de los casos de los 240 prisioneros en Guantánamo para determinar cuál será la política apropiada en torno a qué hacer con ellos.

Obama piensa clasificar a los internos en cinco categorías:

En primer lugar, el presidente de EE.UU. anunció que de ser posible, los prisioneros de Guantánamo que violaron la ley de Estados Unidos serán juzgados por tribunales federales de ese país.

La segunda categoría se refiere a los casos que involucran a detenidos que violan las leyes de guerra y que serán juzgados a través de comisiones militares, señaló Obama.

No vamos a poner en libertad a ninguna persona que ponga en peligro nuestra seguridad nacional, ni tampoco a detenidos en Estados Unidos que pongan en peligro a los estadounidenses

Barack Obama, presidente de EE.UU.

De acuerdo con el presidente de EE.UU., estas comisiones son un lugar apropiado para enjuiciar a los detenidos por violar leyes de guerra, ya que permiten la protección de fuentes sensibles y los métodos de recopilación de inteligencia.

Sin embargo, señaló que las comisiones respetarán la ley y no se permitirá como evidencia informaciones que hayan sido obtenidas utilizando métodos de interrogación crueles, inhumanos o degradantes.

Otra categoría abarca a aquellos detenidos que deben salir en libertad por sentencias judiciales.

"Los tribunales han encontrado que no existen razones legítimas para mantener retenidas a 21 personas que actualmente se encuentran en Guantánamo. Veinte de esas sentencias fueron dictadas antes de que yo asumiera el cargo. Estados Unidos es una nación de leyes y debemos obedecer los dictámenes", expresó Obama.

En lo que constituye la cuarta categoría se encuentran los reclusos que serán trasladados a otras cárceles en el extranjero. Obama dijo que las autoridades habían identificado a 50 reclusos que serían trasladados.

La última categoría de prisioneros la conforman los detenidos que no pueden ser procesados pero que representan un claro peligro para la población estadounidense.

En este sentido, el presidente de EE.UU. dijo que agotaría las vías para procesar a aquellos que representan un peligro para el país y reiteró que no pondrá en libertad a individuos que ponen en peligro a los estadounidenses.

"No vamos a poner en libertad a ninguna persona que ponga en peligro nuestra seguridad nacional, ni tampoco a detenidos en Estados Unidos que pongan en peligro a los estadounidenses", señaló.

"Al tiempo que avanzan nuestros esfuerzos por cerrar el centro de reclusión de Guantánamo, sé que la política en el Congreso será difícil, con campañas diseñadas a asustar, pero si continuamos tomando decisiones sobre la base del miedo, cometeremos más errores", concluyó Obama.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.