Gobierno somalí frena a los islamistas

Somalia
Image caption Las tropas del gobierno perdieron el control de un tercio de la capital la semana pasada.

Las fuerzas pro gubernamentales en Somalia lanzaron el mayor ataque hasta el momento contra las milicias islamistas que controlan parte de Mogadiscio, la capital.

El ejército se atribuye la victoria en las cruentas batallas de los últimos días, a pesar de que las fuerzas opositoras lo niegan.

Al menos 36 personas murieron y 180 resultaron heridas, según fuentes médicas. Según la agencia Reuters, la cifra de fallecidos en los enfrentamientos del pasado viernes podría ascender a 45.

Los efectivos del gobierno de transición, respaldado por la Organización de las Naciones Unidas, perdieron el control de un tercio de la ciudad la semana pasada. Por ello el gobierno da especial importancia a esta última victoria, explica el corresponsal de la BBC en el Este de África, Peter Greste.

Éxodo en Mogadiscio

Los últimos diez días de combates entre las fuerzas favorables al gobierno y los grupos militares islámicos de al-Shabab y Hisbul-Islam dejaron 100 muertos y provocaron la huida de cerca de 50.000 civiles.

El periodista de la BBC en Mogadiscio, Olad Hassan, dice que la mayoría de los enfrentamientos se están produciendo en torno la una de las mayores vías de la ciudad, la carretera de Wadnaha.

"Hay una gran ofensiva militar en contra de los violentos", le dijo a la agencia AFP el vocero del ejército gubernamental, Farhan Mahdi Mohamed.

"El gobierno les sacará de la capital y la lucha seguirá hasta que esto ocurra", añadió.

Pero el líder opositor, Sheikh Hassan Dahir Aweys, dijo que sus milicias mantuvieron sus posiciones tras repeler los ataques y que sus acciones responden a una estrategia.

Sin la UA

Image caption Los últimos combates provocaron la huida de cerca de 50.000 civiles.

Las tropas de paz de la Unión Africana en la capital no participaron en el ataque, informa el corresponsal de la BBC.

Los 4.300 miembros de la misión, enviados por la UA para apoyar a la frágil administración somalí, no tienen competencias para perseguir a los insurgentes.

Sheikh Sharif Sheikh Ahmed, el presidente islamista moderado, fue elegido para dirigir un gobierno de unidad en enero de 2009, como parte del plan de paz de la ONU para la zona.

Pero incluso su decisión de introducir la Sharia o ley islámica en la legislación de este país, de mayoría musulmana, fracasó a la hora de contener a las guerrillas, acusadas de mantener vínculos con la organización Al-Qaeda.

Este país del Cuerno de África, con cerca de nueve millones de habitantes, ha vivido un conflicto casi permanente desde que su gobierno cayó en enero de 1991.

Se calcula que más de 16.000 civiles han muerto en ataques desde principios de 2007 y más de un millón de personas han sido desplazadas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.