Rusia lanza advertencias a Europa

El President Dimitry Medvedev, Vaclav Klaus de la República Checa, Javier Solana y José Manuel Barroso de la UE
Image caption No se pudieron resolver las diferencias durante la cumbre.

El presidente de Rusia Dimitry Medvedev advirtió a la Unión Europea que la propuesta de un pacto de ese bloque con las antiguas repúblicas soviéticas podría generar animosidad contra Moscú.

Medvedev hizo las declaraciones al final de una cumbre Rusia-EU en el marco de profundas divisiones en temas de seguridad, comercio y energía.

También previó la posibilidad de que una nueva crisis de gas se podría estar gestando porque Ucrania no estaría en capacidad de cumplir con sus pagos por el combustible que Rusia suministra.

En enero, una disputa sobre el precio de gas interrumpió el flujo y la escasez afectó a Europa durante dos semanas.

Europa propone establecer lazos económicos y políticos más estrechos con las antiguas repúblicas soviéticas mediante la llamada Iniciativa de Asociación Oriental a cambio de que haya reformas democráticas en esos países.

Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, Moldavia y Ucrania se han apuntado a la iniciativa que busca mayor estabilidad en la región, aunque ésta no ofrece la perspectiva de afiliarse a la UE.

Rusia, sin embargo, acusa a Europa de querer crear divisiones entre Moscú y esas repúblicas a través de esa iniciativa.

"No deseamos que esa Asociación Oriental se convierta en una asociación contra Rusia", manifestó Medvedev desde Khabarovsk, la sede de la cumbre.

"Simplemente no quiero que este acuerdo consolide a ciertos estados, que tienen proclividad anti-rusa, con otros estado europeos", determinó el mandatario.

"Guerra de gasoductos"

El corresponsal de la BBC en Rusia, Richard Galpin, dice que además de que no se progresó en ninguno de los temas de discusión, quedó de manifiesto que la más profunda división entre Moscú y Europa es en torno a la energía.

Image caption La cumbre tuvo lugar en la ciudad oriental de Khabarovsk.

Rusia suministra gas al continente a través de un gasoducto que pasa por Ucrania. La disputa en enero que generó un corte del combustible a Ucrania por supuesto incumplimiento de pago tuvo un impacto sin precedentes sobre Europa.

Ahora, el presidente Medvedev está cuestionando nuevamente la capacidad de la antigua república soviética de hacer los multimillonarios pagos en el futuro.

Aunque Ucrania niega tener problemas de liquidez, Medvedev propone que Europa provea préstamos para cubrir los pagos.

Por otra parte, la crisis de enero motivó a la UE a buscar una ruta alternativa por el mar Caspio para el suministro de gas, una perspectiva que tiene a Rusia muy molesta.

Un funcionario europeo de comentó a la BBC que lo que se avecina es lo que llamó una guerra con Rusia sobre gasoductos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.