Sri Lanka veta indagar "crímenes de guerra"

Escombros en la zona de conflicto
Image caption Escombros en la zona de conflicto, luego de que el gobierno de Sri Lanka declarara el fin de la guerra.

El canciller de Sri Lanka, Rohita Bogollagama, dijo que no se permitirá a los tribunales independientes de su país ni a las organizaciones internacionales investigar a personal militar por supuestas violaciones a derechos humanos.

El funcionario dijo que las afirmaciones de que el ejército de Sri Lanka usó artillería pesada en áreas civiles eran "ficción" y se estaban usando para fortalecer las acusaciones de genocidio contra la minoría tamil del país.

Bogollagama señaló que se estaba tratando de desacreditar a las fuerzas armadas y poner en vergüenza al gobierno.

Varios grupos de derechos humanos, incluyendo el coordinador de asuntos humanitarios de la ONU, demandaron una investigación independiente sobre el número de civiles muertos en las semanas finales de la guerra civil en el norte de Sri Lanka.

Pasará tiempo

El diario británico The Times, en su edición del viernes, citó documentos oficiales y narraciones de testigos para señalar que el número de civiles muertos es mucho más alto de lo que se pensaba.

Según cifras no oficiales ni verificadas de la ONU, más de 7.000 civiles murieron y otros 13.000 resultaron heridos en el conflicto de enero a abril de este año.

"Nadie estaba ahí, nadie sabe y quizá nunca sabremos. Y ésa es la razón por la que una investigación es una buena idea", dijo John Holmes, coordinador de asuntos humanitarios de la ONU.

El corresponsal de la BBC en Colombo, Anbarasan Ethirajan, señaló que la cancillería de ese país calificó de ficticias las acusaciones de los grupos de derechos humanos y atribuyó las denuncias a "motivos ulteriores y siniestros para desacreditar a las fuerzas armadas".

Geoffrey Robertson, abogado experto en derechos humanos, dijo a la BBC que pasará tiempo para que la verdadera historia emerja.

Se prohibió entrar a la zona de conflicto a los periodistas extranjeros y a los grupos humanitarios, y aunque la Cruz Roja sí entró, ésta no rinde evidencias en tribunales internacionales, señaló.

Robertson apuntó que además la gente que vive ahí, sacerdotes y doctores que pueden hablar de lo que pasó, hay también tumbas.

"Desafortunadamente, ésta es la manera en que ahora se indagan los crímenes de guerra, a través de investigadores forenses que descubren la historia mediante el estudio de tumbas masivas".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.