Día D cuadro a cuadro

El séptimo arte jugó un papel protagónico al plasmar la invasión aliada de Normandía en el imaginario popular.

Primero fueron los noticieros exhibidos en los cines y más tarde las producciones documentales y de ficción quienes hicieron foco en el histórico episodio.

No obstante, según un experto uruguayo, los hechos carecieron de suficientes elementos de "show" como para determinar una mayor presencia en la pantalla grande.

Durante la Segunda Guerra Mundial, "varios cineastas estaban enrolados en los frentes de batalla, en los ejércitos nacionales", cuenta Manuel Martínez Carril, director de la Cinemateca Uruguaya, una de las más prestigiosas de América Latina.

Eso resultó en una producción documental entre cuyos nombres más destacados se contaron los de Jean Grémillon (en Francia) y Frank Capra (en Estados Unidos).

Las huellas

El primero dirigió 'El 6 de junio al alba', según Martínez Carril "la única película de largometraje documental específicamente sobre el desembarco en Normandía", a la que considera "mucho mejor" que los productos de ficción realizados después.

El segundo hizo 'Por qué combatimos', una serie de varios capítulos sobre momentos que dejaron su huella en el calendario bélico. Uno de ellos hacía referencia al Día D.

Los franceses hicieron muchas menos películas sobre la Segunda Guerra Mundial que otros países, indica Martínez Carril.

Considera que el mérito de Grémillon -"un cineasta comprometido"- radicó en reunir muchas imágenes registradas por varios camarógrafos y hacer un film de montaje, "mostrando más o menos didácticamente cómo se habían producido todos esos hechos".

El grupo de filmación e informativos del general Charles De Gaulle presentaba desde el exilio 'La France Libre'. Martínez Carril señala a esta serie como el antecedente de los noticieros franceses realizados después de la liberación.

Las entregas "no tenían el aire documental, sino más bien la tónica propagandística y heroica de la resistencia", dice. Y agrega que, "en cambio, lo de Frank Capra y los documentales norteamericanos pretendían tener un sesgo más informativo, que en definitiva no dejaba de ser propagandístico también, con los eslóganes del caso".

Poca ficción

Image caption Según Martínez Carril, el Día D careció de elementos de "show" para aparecer más en el cine.

"Lo curioso es que hay muchas películas de ficción sobre acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, pero son muy pocas las que hay sobre el desembarco en Normandía", reflexiona Martínez Carril.

Él recuerda sólo dos: 'El día más largo' y las primeras escenas de 'Rescatando al soldado Ryan'.

"Es uno de los temas que menos veces han figurado en las películas industriales de ficción", puntualiza. Dice desconocer las causas, pero arriesga una hipótesis: "Era un tema mucho más conocido ya en imágenes, y ¿quién va a ver de nuevo lo que ya tiene más o menos incorporado?".

Cuando afirma que el público ya había internalizado visualmente el Día D se refiere a los informativos, generalmente estadounidenses, que en esa época se exhibían en la pantalla grande.

La dimensión espectacular

"El desembarco en Normandía fue menos espectacular 30 años después de lo que había sido en su momento. Mucho más espectaculares fueron la caída de Berlín o la liberación de París, porque tuvieron más calidad de show", sentencia el director de Cinemateca Uruguaya.

Cita como ejemplo la película 'Arde París' (1966), dirigida por René Clément, donde había, por ejemplo, gente corriendo en escenarios tan conocidos como la Torre Eiffel.

"En Normandía lo único que había era batallas y pueblitos, entonces el valor industrial que tiene ese tema es menor", afirma.

"Yo no digo que fuera menos o más importante históricamente. Pero las películas de ficción no se hacen en función de los intereses sociales o históricos, sino en función de los intereses económicos de la industria cinematográfica, fundamentalmente de Estados Unidos. Y el desembarco en Normandía no era show", explica.