La UE teme nueva guerra del gas

La Comisión Europea (CE) enviará funcionarios a Moscú y a Kiev luego de que Rusia advirtiera que puede volver a cortar el suministro de gas a Europa a través de Ucrania por falta de pago del mes de mayo.

Image caption Putin advirtió que si Ucrania no paga su deuda, cortará el suministro de gas a Europa.

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, precisó que Europa comenzará a sentir los efectos del desabastecimiento en las próximas cuatro semanas si Ucrania no paga su deuda a tiempo, que vence este domingo 7 de junio.

En enero pasado, Rusia suspendió el envío de gas a Ucrania lo que afectó severamente el suministro de este hidrocarburo a varios países de la Unión Europea en plena época invernal, un escenario que las naciones europeas no desean que se repita.

"Un equipo de funcionarios europeos estará viajando a Moscú y Kiev en una misión de investigación de los hechos, y habrá conversaciones con la industria del gas europea", dijo un portavoz de la CE, citado por las agencias de noticias.

Ucrania es la principal ruta de tránsito del gas ruso hacia la Unión Europea.

¿Otra crisis?

"El hecho de que Bruselas esté enviando un equipo a la región es signo de una creciente preocupación en Europa de que se está gestando otra crisis que puede afectar a varios países miembros", señala el corresponsal de la BBC en Moscú Richard Galpin.

Se reportó que Ucrania dijo que encontrará los 500 millones de euros (US$705 millones) que todavía debe para saldar su deuda.

"Pero Ucrania se encuentra en una profunda crisis financiera como consecuencia de la situación económica global", agrega el corresponsal.

Rusia pidió a la CE que ayude a Kiev a pagar su deuda, pero hasta ahora se ha negado a involucrarse más en el asunto.

Parte del problema es que Ucrania necesita comprar grandes cantidades de gas ruso para aumentar sus reservas, que quedaron en niveles muy bajos después de la crisis energética desatada el pasado invierno.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.