Reunión de las dos Coreas tras la crisis

Trabajadora norcoreana
Image caption El complejo industrial Kaesong funciona desde 2004 y emplea a cerca de 39.000 trabajadores.

Tras semanas de tensión y desencuentros, Corea del Sur aceptó la propuesta de su vecino del norte de reanudar las negociaciones sobre el futuro de un parque industrial conjunto gestionado por empresas surcoreanas en suelo norcoreano. La reunión será el 11 de junio.

La distancia entre las dos Coreas se ha ido ensanchando en los últimos meses. La prueba de armamento nuclear que Corea del Norte realizó el 25 de mayo, la segunda desde 2006, ha supuesto la condena de la comunidad internacional y un aumento vertiginoso de la tensión entre los dos países.

Poco después, el gobierno de Pyongyang rompió el acuerdo de paz vigente desde el final de la guerra de Corea en 1953 y amenazó con una ofensiva militar a su vecino del sur.

Oferta de negociación

En este clima hostil llegó la oferta norcoreana de reabrir las negociaciones sobre el futuro del complejo industrial de Kaesong y la aceptación por parte de Seúl.

En declaraciones citadas por la agencia Reuters, el portavoz del Ministerio para la Unificación de Corea del Sur, Chun Hae-Sung, aseguró este viernes: "Ésta es una respuesta a nuestra propuesta del 19 de mayo y ya la hemos discutido. Hemos enviado una carta de aceptación a la propuesta del Norte esta tarde".

Según el corresponsal de la BBC en Seúl, Chris Hogg, la oferta de un encuentro es significativa, ya que los norcoreanos "no están negociando, en público al menos, con nadie en este momento".

Sin embargo, Hogg advirtió que la experiencia anterior sugiere que los funcionarios de Corea del Norte verán las negociaciones como una oportunidad para establecer los nuevos plazos y condiciones que quieren imponer a las compañías surcoreanas que trabajan en su territorio.

Símbolo cooperación

El parque industrial de Kaesong, situado a sólo 60 kilómetros de Seúl, pero en el lado norte de la frontera, es gestionado por empresas de Corea del Sur y emplea alrededor de 39.000 trabajadores norcoreanos.

En funcionamiento desde fines de 2004, Kaesong se convirtió en uno de los símbolos de la cooperación y la posible reconciliación de los dos países, pero también en un constante punto de fricción.

Desde el 30 de marzo, Pyongyang mantiene detenido un empleado surcoreano del complejo, al que acusa de criticar al gobierno e incitar a una norcoreana a desertar. Hace unos meses, Corea del Norte pidió mejoras salariales para sus trabajadores, pero Seúl dijo que no habría más negociaciones hasta se solucionara ese caso.

Se estima que los salarios son de unos US$75 al mes y que el dinero va directamente al Estado norcoreano, que devuelve una parte a los trabajadores.

Hogg consideró que la reunión prevista para el 11 de junio será, para los surcoreanos, una rara oportunidad de sentarse con sus homólogos del Norte.

Según nuestro corresponsal, sus oficiales querrán, una vez más, intentar aclarar qué pasó con el trabajador detenido. También ven las conversaciones como una ocasión para protestar contra las últimas pruebas nucleares norcoreanas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.