Última actualización: miércoles, 10 de junio de 2009 - 15:07 GMT

¿Por qué importan los comicios?

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Descargue la versión más reciente de Flash Player aquí

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Si no fuera porque las elecciones presidenciales en Irán decidirán el futuro inmediato de una nación cuya influencia ha aumentado en el Medio Oriente...

Si no fuera porque Irán figura entre las principales prioridades de política exterior del mandatario estadounidense Barack Obama...

Si no fuera también porque Teherán puede ser clave para lograr la estabilidad en Afganistán e Irak y tiene además en marcha un programa nuclear...

Las elecciones presidenciales de Irán, este viernes 12 de junio, serían apenas unos comicios más.

El actual presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, continúa siendo uno de los favoritos para vencer en la contienda, pese a que la oposición ha ganado terreno en las últimas semanas.

Manifestación a favor de Mir Hossein Mousavi

Las elecciones iraníes han generado gran atención internacional.

La ventaja del actual presidente generó preocupación en varios puntos del planeta, particularmente en Estados Unidos, las capitales europeas y entre algunos vecinos de Irán en la región.

Bahman Daroalshafaei, analista de temas iraníes de la BBC, destacó que "una posible reelección de Ahmadinejad preocupa en Occidente porque esto fortalecería al actual mandatario y lo llevaría a perseguir sus políticas con mayor ahínco".

Otros tres contrincantes participan de la contienda: Mohsen Reza, de tendencia conservadora, y Mir Hossein Mousavi y Mehdi Karroubi, ambos considerados reformistas, aunque con diferentes matices.

De estos, Mir Hossein Mousavi parece tener mayores posibilidades frente a Ahmadinejad. Mousavi encarna, además, las esperanzas de las nuevas generaciones iraníes, la clase profesional y los sectores más occidentalizados de Irán.

Mayor influencia

Mir Hossein Mousavi

Mir Hossein Mousavi es el candidato que mayores posibilidades tiene frente a Ahmadinejad.

Sin embargo, la preocupación de Washington y los países europeos no se limita sólo a Ahmadinejad.

Los comicios se producen en un momento en que Irán gana cada vez más influencia en el Medio Oriente y más allá.

La intervención de Estados Unidos en Irak y en Afganistán ha fortalecido la presencia iraní en esos dos países y en la región como un todo.

"Todo el mundo pensaba que con una mayor presencia estadounidense en la región, la influencia iraní iba a disminuir, pero ha sucedido lo contrario. Si Irán hubiera invadido a Irak y a Afganistán no hubiera hecho tan buen trabajo como el que ha hecho Estados Unidos para Teherán", le dijo a BBC Mundo Bahman Daroalshafaei.

En el caso de Irak, el fortalecimiento de los lazos con Teherán es resultado del ascenso de la mayoría chiita al gobierno iraquí.

Pero hay también otros factores. La mayoría de los ministros en los gabinetes de gobierno tanto en Afganistán como en Irak estuvieron exiliados en Irán, hablan persa y conocen muy bien la política iraní.

"Ese es uno de los factores por los que la influencia de Irán ha crecido", señaló Daroalshafaei.

Esto además de los fuertes lazos que mantiene Teherán con la organización islámica Hezbollah en el Líbano y su creciente influencia en el conflicto palestino-israelí, dado un mayor acercamiento con Hamas.

¿Y el tema nuclear?

Barack Obama

El mandatario estadounidense ha mostrado interés en dialogar con Irán.

Por otra parte, está la preocupación de occidente con el programa nuclear de Irán.

Se espera que en los próximos meses este país tenga su primer reactor nuclear funcionando a toda máquina.

Teherán insiste en que sus planes nucleares tienen objetivos pacíficos, pero Estados Unidos y otras naciones ven con recelo la posibilidad de que Irán desarrolle armas nucleares.

En ese contexto, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo desde el principio de su mandato que estaba dispuesto a dialogar con Teherán y esa oferta fue reiterada en su reciente discurso dirigido al mundo árabe que pronunció en Egipto.

Obama ha dicho también que esperará hasta fines de año a ver si Teherán da mayores señales de apertura.

El papel del presidente

Un cambio de presidente puede conducir a un cambio de política y eso fue demostrado con el anterior presidente Mohammed Jatamí.

Bahman Daroalshafaei, analista de la BBC.

Sin embargo, uno de las preguntas que se hacen muchos analistas es qué papel puede jugar un futuro presidente en un mayor acercamiento de Teherán con occidente.

Una de las dificultades, señaló a BBC Mundo Ángeles Espinosa, periodista basada en Teherán, es que la última palabra en el tema nuclear y en asuntos de política exterior no la tiene el presidente sino el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei.

No obstante, Ángeles Espinosa destacó que el presidente marca el tono de esa política y decide como se ponen en práctica esos designios más elevados.

"Los objetivos últimos de la política exterior no van a cambiar sustancialmente, puede cambiar la forma de negociar, la forma de relacionarse con el mundo, que en el caso de Irán es algo bastante importante", resaltó Espinosa.

Por su parte, el analista de la BBC Bahman Daroalshafaei agregó que aunque el ayatolá Jamenei tiene la última palabra no debe subestimarse el papel del presidente.

"Un cambio de presidente puede conducir a un cambio de política y eso fue demostrado con el anterior presidente Mohammed Jatamí. Bajo Jatamí, Irán tenía buenas relaciones con sus vecinos árabes y eso ha cambiado con Ahmadinejad", señala Daroalshafaei.

Agrega que si gana Mir Hossein Mousavi, el contendor con más posibilidades de derrotar a Ahmadinejad, la política iraní en relación a los vecinos del Medio Oriente podría ser similar a la de Jatamí.

Según el analista de la BBC, en relación al tema nuclear "la política no cambiará sustancialmente pero la retórica bajará de tono y esto puede abrir un mayor espacio a la negociación".

El mundo ante Irán

Ayatolá Alí Jamenei

El líder supremo iraní tiene la última palabra en materia de política exterior.

Pero dada la mayor influencia que tiene Irán en el mundo hay quienes en Occidente están considerando fuertemente un cambio de enfoque.

El canciller italiano Franco Frattini destacaba en días recientes en un artículo en el diario The New York Times que es hora de que las relaciones con Irán dejen de estar condicionadas al tema nuclear.

"No podemos esperar que se resuelva el tema nuclear para involucrar a Irán en otros asuntos cruciales. Un irán aislado podría convertirse en un saboteador activo en muchos conflictos desde Asia Central hasta el Medio Oriente y Afganistán".

Fratini destaca que debe involucrarse a Irán en el debate sobre Afganistán, y destaca que tanto el gobierno de Kabul como el de Pakistán creen que Teherán podría ser clave para la estabilidad de esa región.

De hecho, Italia ha invitado a Teherán a participar de una reunión de cancilleres del G-8 a fines de este mes que abordará el tema de la estabilidad en Afganistán y Pakistán.

Sin embargo, es poco probable que un acercamiento como el que recomienda Frattini llegue a mayores con un presidente como Ahmadinejad en el poder.

Y eso, entre otras cosas, explica el interés que se ha generado en las principales capitales del mundo en torno a los comicios iraníes.

Elecciones en Irán

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.