Guantánamo: disputas por presos uigures

Uigures protestan en Guantánamo
Image caption Los uigures pueden dejar la prisión de Guantánamo, pero no tienen adónde ir.

El destino de un grupo de prisioneros uigures (chinos musulmanes) liberados del centro de detención de Guantánamo, en Cuba, ha generado una serie de disputas diplomáticas que ha dificultado los planes de Estados Unidos de relocalizarlos en otros países.

Trece de estos reclusos iban a ser enviados a la República de Palaos luego de que el gobierno de la pequeña isla situada en el Oceáno Pacífico, en Oceanía, accediera al pedido de la Casa Blanca de acogerlos.

Pero, según se informó, la población paluana ha reaccionado de forma adversa a la decisión de dar refugio al grupo de uigures.

Otros cuatro uigures fueron llevados al archipiélago de Bermudas, territorio británico de ultramar, lo que provocó el enfado de Londres por no haber recibido aviso de Washington.

Un funcionario estadounidense le dijo a la BBC que el gobierno de su país decidió no informar a los británicos sobre la operación en estas islas del Atlántico para asegurar su éxito.

Esta fuente añadió que EE.UU. quería evitar un conflicto entre China y el Reino Unido, ya que Pekín había pedido insistentemente la vuelta de los 17 uigures a su territorio.

Según explicó, Washington esperaba el enfado de Londres.

Reino Unido vs. Bermudas

"Le hemos dicho al gobierno de las Bermudas que debió consultarnos sobre si tenía competencia o no para tomar una decisión sobre asuntos diplomáticos o de seguridad", dice un comunicado de la cancillería británica.

Al mismo tiempo, la oposición británica le ha pedido explicaciones al ministerio de Relaciones Exteriores.

Sin embargo, un funcionario del Departamento de Estado de EE.UU. aclaró también que su país discutió el tema directamente con las autoridades de las Bermudas porque su gobernador fue directamente designado por el Reino Unido.

China pide entrega

China ha protestado enérgicamente contra el plan de trasladar a los uigures y le ha exigido a Washington que los entregue sin demora al gobierno de Pekín.

"Estados Unidos debe dejar de enviar sospechosos de terrorismo a terceros países", se quejó el portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Qin Gang.

El gobierno de Barack Obama se ha mostrado reticente a enviar a los uigures de regreso a China por temor a que sean torturados o ejecutados.

Más de ocho millones de personas pertenecientes a este grupo viven en la región autónoma Xinjiang, en el noroeste chino.

Pekín cree que insurgentes uigures impulsan un movimiento separatista islámico en esa vasta región.

Según la corresponsal de la BBC en Washington, Jane O'Brien, los prisioneros que son objeto del tire y afloja diplomático fueron enviados a Guantánamo desde un campamento en Afganistán cuando Estados Unidos inició una campaña de bombardeos en 2001.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.