España legaliza a boliviano tras accidente

Un inmigrante boliviano indocumentado, que perdió el brazo en un accidente en una panadería de España, ha recibido permiso para permanecer legalmente en el país, luego de que el caso causara indignación pública.

"Esta misma mañana, hace poco más de una hora, el trabajador accidentado, Franns Rilles Melgar, ha sido regularizado por razones extraordinarias", declaró este viernes la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega.

Franns Rilles había estado trabajando en la empresa por dos años sin contrato y sin la cobertura del seguro social. Perdió su brazo izquierdo desde arriba del codo en la máquina de amasar el 28 de mayo pasado.

La vicepresidenta remitió a la Fiscalía un informe de Inspección de Trabajo que denuncia "graves deficiencias de seguridad e higiene" en la panificadora de Real de Gandía, en Valencia, en el este del país.

Además, se ordenó la clausura de la empresa y los dos jefes fueron detenidos.

La funcionaria dijo también que la Fiscalía empezó una investigación para conocer si hubo otros delitos "contra la seguridad en el trabajo, de contratación ilegal de trabajadores, y de lesiones graves por imprudencia".

"Encubrimiento"

El sindicato Comisiones Obreras (CCOO) había dicho el jueves que los dueños de la fábrica de pan trataron de encubrir sus lazos con Rilles arrojando el brazo en un basurero y continuando con sus labores de forma rutinaria.

Luego, según el sindicato, "el hijo de su empleador lo dejó a 100 metros de la puerta de un hospital" desangrándose y le indicó que no dijera nada sobre lo acontecido.

Los médicos no encontraron el brazo para unirlo a su antebrazo. El sindicato señaló que posteriormente la policía lo encontró en un basurero, pero ya era muy tarde para realizar la operación.

Rilles, de 33 años, trabajaba 12 horas por día y cobraba US$32 por jornada, de acuerdo al sindicato. En este momento, se está recuperando en un hospital.

El caso causó gran conmoción en el país y el jueves el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, dijo que, de comprobarse todos los alegatos, se aplicará todo el "peso de la ley" contra la panadería.

Corbacho indicó que las prácticas abusivas están en aumento, debido a la vulnerabilidad de los trabajadores en tiempos de crisis económica.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.