Claves sobre las protestas

El analista de la BBC en temas iraníes, Sadeq Saba, explora a fondo las preguntas claves que surgen a propósito de las protestas en Irán, tras los resultados de la elección presidencial del viernes 14 de junio.

¿Cuáles son las evidencias de fraude?

Image caption Las agrupaciones reformistas han emitido una declaración diciendo que se ha producido un golpe de Estado.

La manera como los resultados fueron anunciados fue muy inusual. En general, en todas las elecciones previas, el resultado de las votaciones era anunciado provincia por provincia.

En este caso, los resultados vinieron en bloques de millones de votos, en porcentajes.del total de votos.

A medida que estos bloques se iban anunciado, (Como estos bloques se produjeron,) los porcentajes de cada candidato cambiaron muy, muy poco.

Esto parece sugerir que a Mahmoud Ahmadinejad le fue igualmente bien en las zonas rurales y urbanas. Al mismo tiempo, implica que a los tres candidatos perdedores les fue igual de mal en sus propias regiones y provincias.

Esto va en contra de cualquier precedente en la política iraní. Se sabe que el presidente Ahmadinejad es muy popular en las áreas rurales y no en las grandes ciudades.

También sabemos que en las áreas donde hay minorías regionales y nacionales, a los candidatos reformistas en general les va muy bien.

Los candidatos siempre tienden a dominar en sus provincias de origen. No esta vez.

Las autoridades no han dado ninguna explicación al respecto, pese a los múltiples cuestionamientos que se han planteado.

Es muy sospechoso. Sin embargo, eso no significa necesariamente que hubo un fraude electoral generalizado.

¿Qué tan organizada está la oposición?

Hossein Mousavi no tiene ninguna organización que lo represente. Él había estado parcialmente retirado por más de 20 años antes de declarar su candidatura para las elecciones presidenciales.

Las tres principales organizaciones reformistas lo respaldaron para estas elecciones, pero él no lidera estos grupos.

Esos sectores están altamente organizados y representan una oposición bien constituida.

Además, tienen gran popularidad entre los jóvenes y los sectores estudiantiles, y pueden movilizar a miles de sus seguidores utilizando la Internet y otros medios.

Se espera que las protestas continúen. Las agrupaciones reformistas han emitido una declaración diciendo que se ha producido un golpe de Estado.

¿Cuenta Mahmoud Ahmadinejad con el apoyo del líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei?

La política iraní se caracteriza por sus claroscuros, pero sí parece que Ahmadinejad tiene el apoyo incondicional del líder supremo.

Durante la campaña electoral, Jamenei respaldó varias veces a Ahmadinejad diciendo que éste había sido el mejor presidente que había tenido el país desde la revolución y que su política exterior era correcta.

No hemos visto ningún pronunciamiento que sugiera un cambio en esa postura durante la campaña electoral ni después que los resultados fueron anunciados.

El ayatolá Jamenei endorsó muy rápidamente los resultados de las votaciones, aunque posteriormente hizo un llamado al Consejo de Guardianes para que investigue a fondo las denuncias de manipulación de votos.

¿Está la credibilidad del líder supremo bajo amenaza?

Image caption El resultado de la elección es "sospechoso", pero no significa necesariamente que hubo un fraude electoral generalizado.

La credibilidad de Jamenei puede estar bajo amenaza.

Un prominente y respetado clérigo, Mohsen Kadivar, cuestionó la celeridad con que el ayatolá ofreció su respaldo a los resultados aún incluso antes de que fueran ratificados por el Consejo de Guardianes.

Él ha sido ampliamente criticado por su cercanía al presidente. El líder supremo debe permanecer por encima de los conflictos y de las facciones políticas.

¿Qué se espera? ¿Hay alguna salida a esta confrontación?

El consejo de guardianes tiene 10 días para decidir si ratifica los resultados de las elecciones o si llama a nuevos comicios. Se ha pedido a los candidatos perdedores que ofrezcan pruebas de sus acusaciones de fraude.

En este caso, hay medios legales para revertir la situación.

Sin embargo, esto generaría una gran conmoción y representaría una derrota para el presidente y el líder Supremo, por lo que es muy poco probable.

Por eso, no creo que cesen las protestas. Las manifestaciones podrían incluso ganar fuerza y extenderse debido a que la gente está molesta por la represión.

El líder supremo está por encima de la ley y puede imponer una solución de compromiso. El ayatolá puede argumentar que el Islam o el país están bajo amenaza.

La sociedad iraní está muy polarizada, desde el punto de vista económico, social y religioso, y esto es lo que se está reflejando en las manifestaciones. Protestas cargadas de ira como éstas eran de esperarse cualquiera que hubiera sido el resultado de la elección.