Torturas: ¿sabía Tony Blair?

Primer ministro británico Tony Blair
Image caption The Guardian dice que no está claro si Blair conocía las consecuencias de las instrucciones dadas a los agentes.

El ex primer ministro del Reino Unido Tony Blair "sabía" de la existencia de una política secreta de interrogatorio de detenidos por medio de la cual ciudadanos de su país y de otras nacionalidades fueron torturados en operaciones antiterroristas, según publica el diario The Guardian en su edición de este jueves.

Según el periódico británico, la política -aplicada tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EE.UU-. ofrecía una guía a los servicios de inteligencia del Reino Unido -el M15 y el M16- sobre cómo interrogar a detenidos en Afganistán que ya habían sido "maltratados" por parte del ejército estadounidense.

A los oficiales británicos de inteligencia se les dieron instrucciones escritas de que no podían dar la imagen de que "apoyaban la tortura" y de que no se debían comprometer en ninguna actividad que involucrara el tratamiento inhumano o degradante de los detenidos.

Sin embargo -de acuerdo con The Guardian- también se les dijo que no tenían la obligación de impedir que los prisioneros sufrieran abusos.

"Debido a que ellos no están bajo nuestra custodia o control, la ley no requiere que se intervenga para prevenir" los abusos, establece la ley citada por el diario.

El rotativo también cita a Philippe Sand, uno de los experto líderes en legislación internacional, para quien esta ley con toda probabilidad viola la Convención de Naciones Unidas contra la Tortura, bajo la cual los países signatarios, como el Reino Unido, están obligados a evitar todo tipo de complicidad en esa práctica.

Negativa

Para The Guardian no está claro si el ex primer ministro estaba consciente de las repercusiones que tenían esas instrucciones dadas a los agentes de la inteligencia.

El jefe de gobierno -dice el diario- dio muestras de que estaba al tanto de la existencia de esa política a mediados de 2004, poco después de que se publicaran fotos de los abusos cometidos con prisioneros de la cárcel iraquí de Abu Ghraib por parte de militares estadounidenses.

Fue en esa ocasión que se modificó la ley para hacerla "más comprehensiva y formal", como afirmó esta semana en el parlamento el ministro británico de Relaciones Exteriores, David Miliband.

En este momento se estima que los agentes tienen instrucciones de no interrogar a un detenido que se haya quejado de haber sido objeto de malos tratos o torturas.

En todo caso, un portavoz de Blair negó las aseveraciones del periódico. "Es completamente falso que Tony Blair haya alguna vez autorizado el uso de la tortura. Él se opone a esa práctica en cualquier circunstancia. Nunca ha sido cómplice en la aplicación de la tortura".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.