Atentado en Irak deja 64 muertos

Médicos atienden a niños heridos en la explosión
Image caption Tras el atentado se vivieron momentos de caos en el hospital Azadi, donde fueron llegando las víctimas.

La explosión de un camión bomba en las cercanías de una mezquita chiita en la ciudad de Kirkuk, en el norte de Irak, dejó al menos 64 muertos, informó la policía.

Unas 160 personas resultaron heridas en la explosión, entre ellas mujeres y niños.

Al menos una docena de casas de barro fueron arrasadas por la explosión y la mezquita, que se encuentra en plena zona de mercado, también quedó severamente dañada, relata el corresponsal de la BBC en Bagdad Jim Muir.

Este último atentado llega en momentos en que las tropas estadounidenses preparan su retirada de las zonas urbanas de Irak, lo que se verificará hacia finales de mes. Esto hace temer que se registre una escalada en la violencia.

Pocas horas antes del ataque en Kirkuk, el primer ministro Nuri al-Maliki dijo que la retirada se llevará a cabo tal como estaba planeada, y la calificó de "gran victoria".

"No se desanimen si se produce un quiebre en la seguridad por aquí o por allá", dijo.

Caos

El atentado se produjo justo cuando los fieles se retiraban de la mezquita al-Rasoul tras las oraciones del mediodía, dirigidas por un ministro turcomano.

Image caption El camión bomba estalló justo cuando los fieles se retiraban de la mezquita, al mediodía.

La poderosa explosión dejó un cráter de varios metros en el sitio donde estaba el camión.

Las víctimas fueron llevadas de urgencia al Hospital Azadi, donde se vivieron momentos de caos y confusión. Muertos, heridos, parientes y niños desbordaban las salas.

Kirkuk, a 250 kilómetros de Bagdad, fue escenario este mes de dos atentados suicidas que dejaron 14 muertos.

Corazón de la región petrolera de Irak, en Kirkuk confluyen árabes, kurdos, cristianos y turcomanos, explica Muir. En la otra gran ciudad del norte, Mosul, la insurgencia ha reforzado su presencia en los últimos meses.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.