"Diez muertos" por protestas en Irán

Portestas en Teherán
Image caption La policía advirtió contra las continuación de las protestas callejeras.

La televisión estatal de Irán declaró que al menos 10 personas murieron y más de un centenar resultaron heridas en enfrentamientos registrados el sábado en Teherán, durante las protestas convocadas por los opositores al presidente Mahmoud Ahmadinejad, quienes han denunciado las recientes elecciones como fraudulentas.

Las muertes no se pueden confirmar en forma independiente, ya que la labor de los medios internacionales ha sido restringida.

Las emisoras de televisión acusaron a los "alborotadores" de incendiar dos estaciones de gasolina y una mezquita durante las protestas. Además, los opositores fueron calificados de "terroristas".

Medios oficiales también informaron que la hija y otros cuatro familiares del ex presidente Akbar Hashemi Rafsanjani fueron detenidos durante las protestas del sábado.

Las autoridades policiales han reiterado que cualquier otra marcha que se organice en las calles de Teherán será enfrentada en forma contundente.

También se supo que este domingo las autoridades han solicitado al corresponsal de la BBC en Teherán, Jon Leyne, que abandone el país.

Acción decisiva

El comandante de la policía advirtió que, de continuar las manifestaciones, tomarían acciones decisivas.

En una carta al líder de la oposición, Mir-Hossein Mousavi, publicada en los diarios iraníes el domingo, el general Esmaeil Ahmadi Moghaddam expresó que sus unidades habían actuado con mesura hasta ahora, pero que ese no sería el caso si continúan las protestas.

También hay informes que líderes de la oposición han sido arrestados por supuestas "actividades terroristas".

A pesar del acordonamiento de las zonas aledañas a la Universidad de Teherán y de las advertencias en contra de cualquier tipo de manifestación no autorizada, algunos opositores se congregaron el sábado en sitios alternativos y desafiaron la presencia policial arrojando piedras y cantando "abajo el dictador".

Algunos participantes también quemaron papeleras y contenedores de basura.

Expulsión

Entretanto, el corresponsal permanente de la BBC en Teherán, Jon Leyne, tiene 24 horas para salir del país. La BBC dice lamentar la decisión, pero mantendrá el buró de la capital iraní abierto.0

Por su parte, el canal árabe Al Arabiya, con base en Dubai, dijo que sus oficinas en Teherán han sido clausuradas de forma indeterminada por las autoridades iraníes por "cubrir en forma injusta" los comicios disputados.

El gobierno iraní acusa a las potencias extrajeras de inmiscuirse en sus asuntos internos y ha señalado específicamente a Reino Unido y la BBC.

Según dijo un portavoz del Ministerio de Exteriores de Irán, la BBC y la estación estadounidense "La voz de América" están siendo utilizadas por sus respectivos gobiernos para crear inestabilidad en el país.

"Tienen dos instrucciones acerca de Irán: una es intensificar las tensiones étnicas y raciales, y otra es desintegrar los territorios iraníes", dijo Hassan Qashqavi a una televisión local.

El líder supremo, el ayatolá Jamenei, tildó con anterioridad a Reino Unido de nación malévola.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos Barack Obama emitió sus comentarios más fuertes hasta el momento sobre la crisis.

El viernes dijo que "el mundo está obervando" a Irán y advirtió que los derechos humanos y la libertad de expresión deben ser respetados en el país.

Según Barack Obama, las autoridades deben "cesar toda la violencia y acciones injustas contra su propio pueblo".

Lea: Obama: "El mundo está observando" a Irán

Nadie se da por vencido

Por lo pronto, el editor de asuntos del Medio Oriente en Teherán, Jeremy Bowen, dice que Mousavi afirmó estar dispuesto a entregar la vida en su causa por anular las elecciones.

En un mensaje en su sitio de internet, recalcó que tanto él como sus seguidores no están en contra del sistema islámico de Irán, pero sí en contra de las mentiras y de las desviaciones. Por ahora, ninguna de las partes parece estar preparada a darse por vencida, expresa Bowen.

Image caption Los manifestantes de la oposición se abrieron paso a pesar de los bloqueos policiales.

Anteriormente, Mousavi había convocado a sus seguidores a iniciar un paro nacional en caso de que las autoridades lo arrestaran.

Se esperaba que Mousavi, junto a los otros candidatos, asistiera a la reunión del Consejo de Guardianes este sábado, para discutir las más de 600 denuncias de irregularidades electorales que han presentado. Sin embargo no asistió, aunque se desconocen la razones.

Los miembros que certifican los comicios han ofrecido recontar los votos depositados en el 10% de las urnas, escogidas al azar, frente a representantes de la oposición.

Recuento de votos

La tensión se ha venido acumulando durante toda la semana, desde que se conocieron los resultados de las pasadas elecciones del 12 de junio.

El recuento oficial de los votos otorgó la victoria al presidente Ahmadinejad, con el 63% de las papeletas, mientras que su más cercano rival, Mousavi, obtuvo el 34%.

Desde entonces, se han sucedido protestas callejeras casi a diario en Teherán.

Opine: Irán: ¿y ahora qué?

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.