Última actualización: miércoles, 24 de junio de 2009 - 00:02 GMT

Obama condena la violencia en Irán

Barack Obama

"El pueblo iraní tiene derecho a reunirse y a la libertad de expresión" y "juzgará las acciones de su propio Gobierno"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó por primera vez la violencia usada por las autoridades de Irán contra las manifestaciones en contra de los resultados de las elecciones presidenciales que le dieron el triunfo al mandatario Mahmoud Ahmadinejad.

En su comentario más fuerte desde que se iniciaron las protestas hace diez días, Obama aseveró que el mundo está de duelo por la pérdida de vidas inocentes y además dijo que estaba indignado por las amenazas, el uso de la fuerza y las detenciones que ha visto.

También hizo un llamado a las autoridades iraníes a "gobernar a través del consentimiento, no de la coerción".

En una declaración hecha este martes desde la Casa Blanca dijo que "el pueblo iraní tiene derecho a reunirse y a la libertad de expresión" y "juzgará las acciones de su propio Gobierno".

"Si el gobierno iraní quiere contar con el respeto de la comunidad internacional, debe respetar esos derechos y atender a la voluntad de su propia gente", añadió.

Sin embargo, Obama recalcó que su administración respeta la soberanía de Irán y rechazó las acusaciones de intromisión.

Según la corresponsal de la BBC en Washington, Kim Ghattas, Obama utilizó en esta ocasión un lenguaje mucho más duro y condenó por primera vez la violencia contra los manifestantes, un gesto que venían reclamando el Partido Republicano y sus propios asesores demócratas.

En los últimos diez días, la Casa Blanca ha cuidado sus declaraciones, calibrando al milímetro su respuesta para no ser acusado por Irán de querer interferir en la crisis interna, explicó Ghattas.

No repetirán los comicios

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Este martes, el órgano supervisor de las elecciones iraníes, el poderoso Consejo de Guardianes, aseguró que los resultados de las elecciones presidenciales, realizadas hace 11 días, no se anularán.

El canal oficial iraní Press TV citó a un vocero de los Guardianes que afirmó que no existe evidencia de un fraude de proporciones considerables ni de irregularidades significativas en el sufragio, y que por lo tanto no se convocará a nuevas elecciones.

El lunes, el Consejo había reconocido que hubo irregularidades en 50 distritos, pero agregó que no eran suficientes para dudar de los resultados de los comicios, en los que resultó reelegido el presidente Mahmoud Ahmadinejad.

El gobierno iraní acusa a las potencias extrajeras de inmiscuirse en sus asuntos internos y ha señalado reiteradamente a los gobiernos y medios del Reino Unido y Estados Unidos como instigadores de las manifestaciones.

Esta posición supone una evidente contradicción con las tareas del secretario general de la ONU y la ley internacional. Son un modo obvio de inmiscuirse en los asuntos internos de Irán

Hassan Ghashghavi, ministro de Asuntos Exteriores de Irán

Con este argumento, Teherán ordenó el lunes la expulsión del país de dos diplomáticos británicos.

En respuesta a esta decisión, que el primer ministro británico, Gordon Brown, calificó de "injustificada y sin fundamento", Reino Unido expulsará a dos miembros de la diplomacia iraní en Londres.

En una declaración en la Cámara de los Comunes, Brown dijo que estar "decepcionado" por la decisión de Irán.

Un vocero de la Cancillería británica dijo que "el gobierno de Irán quiere responsabilizar al Reino Unido y a otros actores extranjeros de una reacción iraní a un asunto iraní".

Según explicó Jonathan Marcus, corresponsal diplomático de la BBC, históricamente Irán ha dirigido sus críticas a Reino Unido y la reciente creación de un servicio persa de televisión de la BBC parece haber avivado la tensión.

clic Lea: Irán: no anularán los comicios

Sin embargo, medios iraníes afirman que el Consejo aceptó extender el plazo de presentación de quejas electorales por cinco días más. Con ello esperan acabar con las sospechas de fraude que lanzaron a la oposición a las calles.

Críticas a la ONU

Por otro lado, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hassan Ghashghavi, criticó al secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, quien pidió a las autoridades que respetaran los derechos civiles fundamentales, especialmente la libertad de asamblea, de expresión y de información.

Protestas de iraníes frente a la embajada británica en Teherán

El gobierno iraní acusa a las potencias extrajeras de inmiscuirse en sus asuntos internos.

Según Ghashghavi, la ONU se está alineando con "potencias dominantes con un historial colonialista".

"Esta posición supone una evidente contradicción con las tareas del secretario general de la ONU y la ley internacional. Son un modo obvio de inmiscuirse en los asuntos internos de Irán", dijo el ministro.

Ban, quien según el gobierno iraní "ha perdido credibilidad" ante los ojos de "países independientes", dijo estar consternado por la violencia post electoral, particularmente por el uso de la fuerza contra civiles.

Además, hizo un llamado al gobierno y a la oposición a resolver sus diferencias pacíficamente, a través del diálogo y de medios legales.


Elecciones en Irán

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.