Nuevos enfrentamientos en las calles de Teherán

Policía iraní frente a la sede del parlamento.
Image caption Las restricciones a los medios extranjeros impidieron a la BBC confirmar los choques con la policía.

Este miércoles se produjeron nuevos enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los opositores al gobierno de Mahmoud Ahmadinejad, que se manifestaron en Teherán, a pesar del llamado oficial a cesar las protestas.

Según varios testigos, los choques se produjeron cerca de la sede del Parlamento, junto a la Plaza Baharestan. Sin embargo, las restricciones a los medios extranjeros impidieron a la BBC confirmar estos hechos.

Uno de los testigos le dijo a la agencia de noticias Reuters que la policía dispersó a cerca de 200 manifestantes con gases lacrimógenos, aunque por el momento se descarta que haya heridos.

Algunas personas lucharon con la policía, pero otras huyeron a una plaza cercana, a unos dos kilómetros de Baharestan, informó la agencia.

Estas protestas tienen lugar después de que el líder supremo iraní, el ayatola Jameini, advirtiera que no se rendirá ante la actual presión "a ningún costo".

Tanto el gobierno de Irán como la oposición emitieron sendos mensajes desafiantes señalando que no cederán en su disputa sobre la reelección del presidente Ahmadinejad.

Sin invitación de EE.UU.

Mientras, Estados Unidos anunció que retirará su invitación a diplomáticos iraníes para las celebraciones del 4 de Julio.

Por primera vez desde 1980, Washington autorizó a principios de mes invitar a diplomáticos iraníes a las recepciones del Día de la Independencia, lo que se consideró parte de la nueva política de acercamiento implementada por la administración de Barack Obama para intentar acabar con las ambiciones nucleares de la nación islámica.

EE.UU. invita a Irán al 4 de julio

Según la corresponsal de la BBC en Washington, Kim Ghattas, éste es el primer gesto concreto de Obama por la represión de las protestas iraníes.

Presión

Image caption El ayatola Jameini ha ordenado que se detengan las protestas.

Zahra Rahnavard, la esposa del principal candidato opositor, Hossein Mousavi, dijo este miércoles que está comprometida con la campaña contra los resultados de los comicios.

"Lamento que un gran número de personas entre la élite política y otros han sido arrestados, y pido que se les libere", señaló Rahnavard en su página de internet.

El líder de la oposición iraní, Mir Hossein Mousavi, se encuentra bajo presión para que acepte los resultados de las elecciones presidenciales que, según fuentes oficiales, le adjudican el segundo lugar, mientras que le otorgan el triunfo al actual mandatario Mahmoud Ahmadinejad.

El enviado especial de la BBC a Irán, Jeremy Bowen, señaló que los medios de comunicación conservadores han comenzado a hacer llamados para que Mousavi sea castigado por lo que han calificado como incitación a disturbios en las calles, insultar a funcionarios de alta jerarquía y trabajar en cooperación con poderes foráneos.

Bowen indicó que mientras los seguidores de Mousavi no han dejado de sostener que los comicios fueron amañados, las manifestaciones en las calles contra el triunfo de Ahmadinejad han sido controladas por las fuerzas del Estado.

Pregúntele a Jon Leyne, corresponsal de la BBC expulsado de Irán

Por otra parte, Mohsen Rezaie, el candidato que quedó en tercer lugar en la carrera por la presidencia, ha retirado sus denuncias sobre las supuestas irregularidades de la jornada electoral del 12 de junio.

Image caption Mousavi ha aglutinado el descontento de los iraníes con el presidente Ahmadinejad.

El ex director de la Guardia Revolucionara señaló que considera que su misión es ayudar a normalizar la situación política y de seguridad, lo cual es más importante que los comicios.

El martes, el órgano supervisor de las elecciones iraníes, el poderoso Consejo de Guardianes, aseguró que los resultados de las elecciones presidenciales, realizadas hace 11 días, no se anularán.

El canal oficial iraní Press TV citó a un vocero de los Guardianes que afirmó que no existe evidencia de un fraude de proporciones considerables ni de irregularidades significativas en el sufragio, y que por lo tanto no se convocará a nuevas elecciones.

Vetados

Entretanto, información procedente de Irán señala que cuatro futbolistas que portaron pulseras verdes durante un partido de las eliminatorias del Mundial de Sudáfrica, fueron expulsados de la selección nacional.

El partido se disputó en Seúl, el 17 de junio.

Image caption Irán disputó el partido contra Corea del Sur en el marco de las eliminatorias del Mundial.

Aparentemente, los deportistas tuvieron un gesto en solidaridad con las protestas que han sacudido a Teherán, cuyo símbolo es el color verde.

El periódico oficialista Iran Daily dijo que cuatro de los seis jugadores que vestían las pulseras han sido retirados de cualquier actividad deportiva.

Entre los atletas se encuentra el capitán del equipo Mehdi Mahdavikia y el mediocampista Ali Karimi, uno d elso futbolistas más conocidos del país.

Las imágenes de los futbolistas con las pulseras verdes fueron usadas por algunos manifestantes en Teherán.

De acuerdo con las agencias de noticias iraníes, 17 personas murieron en los enfrentamientos post electorales.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.