EE.UU. envió armas a Somalia

Estados Unidos confirmó este jueves que envió armas a Somalia para ayudar a la nación africana a combatir a los insurgentes islámicos que quieren derrocar al gobierno de transición, instaurado en enero de 2009.

Image caption EE.UU. quiere asegurar que el gobierno tenga recursos para combatir a los rebeldes.

El Departamento de Estado de EE.UU. informó que el envío se realizó luego de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aceptara hacer una excepción al embargo de armas que rige sobre Somalia desde hace 18 años.

El fin de semana, el gobierno del presidente Sheikh Sharif Sheikh Ahmed declaró el estado de emergencia y solicitó ayuda militar extranjera para luchar contra el grupo insurgente islámico al-Shabab, que ha estado ganando terreno en los últimos días.

El movimiento, que se cree tiene vínculos con al-Qaeda, busca derrocar al gobierno e imponer una versión estricta de la ley islámica.

El corresponsal de la BBC en Nairobi, Will Ross, indica que el gobierno somalí ha recibido en el pasado ayuda financiera por parte de varios países occidentales, "pero ésta es la primera evidencia de una donación de armas significativa".

EE.UU. teme que el país se convierta en una base para que Al-Qaeda lance atentados terroristas.

La política exterior estadounidense hacia Somalia se vio eclipsada por la muerte, en 1993, de 18 soldados en Mogadiscio, la capital del país.

Algunos analistas sugieren que es improbable que el envío de más armas a Somalia pueda poner fin a 18 años de violencia.

Otros, creen que la intención es frenar la ofensiva rebelde y aumentar las probabilidades de diálogo entre las partes beligerantes.

Amputaciones

El conflicto en el país ha sido casi permanente desde que cayó el gobierno en 1991.

Cuatro jóvenes, acusados de robo, fueron castigados con amputaciones en Somalia.

Mientras, la población sufre las consecuencias: unos 3.2 millones de personas necesitan urgentemente ayuda alimentaria.

Se calcula que más de 16.000 civiles han muerto en ataques desde principios de 2007 y más de un millón de habitantes se han convertido en refugiados dentro del país.

Un ejemplo de las condiciones inestables que vive el país del Cuerno de África son las amputaciones que sufrieron este jueves cuatro jóvenes, luego de ser hallados culpables de robo de armas y teléfonos celulares por parte de una corte de al-Shabab.

Milicianos encapuchados cortaron con un machete el pie izquierdo y la mano derecha de los cuatro jóvenes -de entre 18 y 25 años- bajo la mirada de unas 200 personas en Mogadiscio. Se trata de la primera doble amputación en el país, informó la agencia Reuters.

Amnistía Internacional había instado a al-Shabab a no llevar adelante la condena, por considerarla cruel y degradante.

Ayuda para Somalia

Desde principios de mayo al-Shabab y sus aliados están inmersos en batallas contra las fuerzas pro-gubernamentales.

El presidente, un islamista moderado, ha declarado el estado de emergencia y ha llamado a los países vecinos de Somalia a enviar tropas para ayudar.

La semana pasada, un jefe de policía, un ministro y un miembro del Parlamento, que hace dos meses no se reúne, fueron asesinados.

De hecho, más de la mitad de los legisladores vive fuera del país por cuestiones de seguridad.

"Una amenaza para Somalia no lo es sólo para la gente de Somalia sino para la paz y la seguridad internacional", le dijo a la BBC Idd Beddel Mohamed, Representante Permanente Adjunto de Somalia en la ONU.

Beddel Mohamed aseguró no entender "por qué la comunidad internacional asiste otras zonas 'calientes' de África y se muestra un poco reacia a asistir al gobierno de Somalia".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.