La Reina Isabel necesita más dinero

Image caption Las funciones ceremoniales le cuestan al Palacio de Buckingham unos US$ 664.000 al año.

Si la reina Isabel II del Reino Unido continúa con el ritmo de gastos que lleva hasta ahora, para el 2012 se podría vaciar el fondo de reservas que sirve de "colchón" para los pagos de la familia real en Buckingham Palace.

Si se divide el presupuesto actual destinado a la monarquía británica entre la población del Reino Unido, cada habitante pagaría US$1,20.

Según la contabilidad proveniente del mismísimo palacio, en el último año se registró un incremento de US$0,05 por ciudadano respecto al 2007. Lo que da un total de US$68 millones al año.

El corresponsal de la BBC en la Casa Real, Peter Hunt, explica que el problema está en que esos millones no toman en cuenta la larguísima y nunca revelada cifra de lo que cuestan las 24 horas de seguridad para proteger a la primera familia de Gran Bretaña.

Al parecer, la llamada Lista Civil -fondo que sirve para cubrir los gastos del Palacio Buckinham- tampoco es suficiente.

La Reina Isabel ha tenido que echar mano de casi US$10 millones del fondo de reservas para fortalecer la Lista. ¿El motivo? Los salarios del personal que alcanzan los US$23 millones.

Eso sin contar que el mantenimiento del palacio supera los US$1,1 millones; las funciones ceremoniales están por el orden de los US$ 664.000; el catering y hospitalidad tienen un costo de casi US$2 millones; mientras que las fiestas en el jardín se llevan US$996.000 y la comida y cocina real otros US$830.000.

El año fiscal que acaba de terminar ha tenido otros gastos, como el lanzamiento de la nueva página oficial de la monarquía británica, que entre el costo del sitio y la contratación del personal para mantenerlo, hubo que desembolsar unos US$664.000.

Sombrero en mano

El presupuesto de la Lista Civil fue congelado en el 2000 por el gobierno británico en US$13millones para compensar los generosos pagos que se hicieron durante los 10 años anteriores. La reina sólo podrá renegociar la cantidad en 2010, lo que la obliga a acudir al fondo de reservas cada vez que está en aprietos.

En tiempos de crisis, la duda que surge entre la ciudadanía del Reino Unido es hasta cuánto puede pedir el Palacio de Buckingham a un país en recesión.

"Está claro que para el año que viene la Reina tendrá que acudir, sombrero en mano, al gobierno en busca de un aumento del presupuesto", apuntó Hunt.

La verdad es que si bien las autoridades calculan el costo total de la monarquía por ciudadano, sólo son los contribuyentes quienes aportan a las arcas de la realeza. Así, el cálculo sería de US$1,80 por contribuyente al año y no US$1,20.

Dos vasos de leche

Image caption La reina Isabel II tendrá que renegociar el presupuesto de la Lista Civil en 2010.

El año pasado, autoridades del Palacio señalaron con orgullo lo "poco" que le cuesta al pueblo británico mantener a una reina, un príncipe consorte y el resto de la monarquía.

Según las cuentas reales, un contribuyente paga más por dos vasos de leche o por bajar una canción de internet que lo que destina a Isabel II.

Pero para los anti monárquicos del Reino Unido, como Graham Smith del grupo República, no se justifica que los ciudadanos destinen parte de sus impuestos a la realeza.

"Ésta es una institución increíblemente cara y deberíamos pedir recortes masivos", declaró Smith, quien sugirió además que a la reina se le asignó un salario que no puede superar los US$332.000 al año.

En las cuentas de la monarquía tampoco se incluye los gastos de viajes, que también pagan los contribuyentes y en el último año aumentó casi US$500.000. Es decir, de US$10.28 millones en 2007, la factura subió a US$10,77 millones.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.