Última actualización: jueves, 9 de julio de 2009 - 01:16 GMT

Ciudad uigur "bajo control"

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Oficiales del Partido Comunista chino aseguran que la situación en Urumqi, la capital de la provincia noroccidental de Xinjiang, está controlada tras reforzar la presencia de la policía y de fuerzas paramilitares.

El alcalde de la ciudad, Jerla Isamudin, dijo que "bajo el liderazgo adecuado del comité regional del partido y del gobierno... la situación está ahora bajo control", sin embargo, todavía hay fuentes que hablan de brotes esporádicos de violencia en las zonas uigur.

Según el corresponsal de la BBC en Pekín, Chris Hogg, puede que la policía haya controlado por el momento los enfrentamientos entre las dos comunidades que viven en la ciudad, los uigures -musulmanes- y los han -el mayor grupo étnico del país-, pero será mucho más difícil restaurar por completo la paz.

clic ¿Qué ocurre en China con los uigures?

PENA DE MUERTE

Tropas chinas en la ciudad de Urum

El dirigente local del Partido Comunista en Urumqi, Li Zhi, dijo que aquellos que sean condenados por crímenes violentos en aquellas revueltas se enfrentarían a la pena de muerte.

El dirigente local del Partido Comunista en Urumqi, Li Zhi, dijo que aquellos que sean condenados por los crímenes violentos que dejaron más de 150 muertos el domingo pasado se enfrentarían a la pena de muerte.

Más de 1.400 personas fueron arrestadas por estos hechos.

Ciudad blindada

Las autoridades de la región autónoma de Xinjiang han estado sometidas a una fuerte presión durante los últimos días para solucionar la crisis lo antes posible, como recordó el corresponsal de la BBC en Urumqi, Quentin Sommerville.

Tan delicada es la situación -explica el reportero- que el presidente Hu Jiantao canceló su participación en la cumbre del G-8, que comienza este miércoles en la ciudad italiana de L'Aquila y decidió volver a su país.

Desde el pasado miércoles, varios cientos de efectivos intentan aislar las áreas musulmanas de la ciudad donde se concentra la población uigur para protegerlas de manifestantes de la etnia han.

Armada con escudos, cascos e incluso armas semi-automáticas, la policía antimotines está presente en las calles de una manera no vista en Urumqui en mucho tiempo.

clic Protestas, pan de cada día en China

Quentin Sommerville explica que la seguridad es tan estricta que da la impresión de que se vive una ley marcial.

Autonomía

Los enfrentamientos se desataron cuando uigures -que representan el 45% de la población en Xinjiang- marcharon por las calles de Urumqi para exigir mayor autonomía.

Fuerzas chinas de seguridad

Pekín intenta contener una escalada de la violencia en Xinjiang.

También pedían que se abriera una investigación en torno al asesinato de dos hombres uigures presuntamente cometido por chinos de la etnia han en una fábrica de la provincia sureña de Guangdong.

Los hombres fueron linchados después de que se les acusara de violadores. De acuerdo con informaciones a las que la BBC tuvo acceso, éste sería verdadero motivo de que estallara el conflicto.

El líder del partido Comunista de Xinjiang, Wang Lequan, hizo un llamado para que no hubiera más confrontaciones.

Las autoridades chinas han venido acusando a la líder uigures en el exilio, Rebiya Kadeer, de estar detrás del brote de violencia, algo que ella negó en entrevista con la BBC.

clic El resentimiento de los uigures

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.