Sorpresas en los gastos del Elíseo

Nicolas Sarkozy y Carla Bruni a las puertas del Elíseo.
Image caption El presidente francés, Nicolas Sarkozy, tuvo que devolver cerca de US$20.000 de gastos personales.

Francia acaba de abrir la caja de Pandora de los gastos de su Presidencia, mantenidos en secreto durante dos siglos, y descubrió sorpresas en varios rubros, desde comida y jardinería hasta encuestas de opinión.

La auditoría contable del Palacio del Elíseo fue solicitada por Nicolas Sarkozy como un gesto de transparencia, pero entre sus revelaciones figura que el mismo presidente debió devolver a las arcas del Estado más de 14.000 euros (unos US$20.000) de gastos personales.

Lejos de conformarse con la nueva apertura, la oposición socialista reclamó este martes una investigación parlamentaria sobre los cientos de miles de euros invertidos por la Presidencia de Sarkozy en encuestas publicadas por medios de información.

De Luis XVI a Sarkozy

El resultado del primer control de cuentas realizado a un jefe de Estado francés desde el rey Luis XVI incluyó observaciones a gastos y compras sin licitación, pero también tuvo reconocimientos a la actitud de Sarkozy.

El presidente del Tribunal de Cuentas francés, Philippe Séguin, aseguró al divulgar el informe la semana pasada que durante 200 años los mandatarios franceses habían "escondido sus cuentas de cualquier control".

Hasta ahora la tradición francesa era que el presupuesto del Elíseo (y del propio presidente) se financiaba con aportes de diversos ministerios, sin conocerse a qué se destinaba ese dinero.

Sarkozy asumió en 2007 con la promesa de mejorar el gasto público francés y uno de sus cambios fue establecer el año pasado un presupuesto presidencial equivalente a US$156 millones anuales.

Ahora, la auditoría contable del Elíseo indicó a Sarkozy que el gasto público también puede racionalizarse en casa.

La cuenta del presidente

El informe evitó brindar detalles sobre los US$20.000 de gastos personales que Sarkozy debió rembolsar al Estado poco antes de que las conclusiones de la auditoría fueran divulgadas.

Se desconoce la naturaleza de esos gastos, ya que Sarkozy pidió que los comprobantes le fueran devueltos. El Tribunal de Cuentas sugirió que el presidente ignoraba que los gastos hubieran sido transferidos a las arcas públicas.

Por otra parte, el informe recomendó a Sarkozy ahorrar gastos en viajes privados que realiza en vuelos comerciales, habitualmente acompañado por al menos seis personas cuyos costos son solventados por el fisco.

Esos desplazamientos del presidente siempre son seguidos por un avión vacío del Estado francés por si surge una emergencia, recordó el Tribunal, y sería más económico que el presidente y sus acompañantes volaran en él.

Carne y flores

Los auditores también llamaron la atención sobre el gasto en comida que realiza el Elíseo, que en lugar de buscar los mejores precios del mercado compra la carne desde hace 40 años en la misma carnicería de París.

Otro rubro observado en el informe es el de marquesinas para la recepción que la Presidencia francesa organiza cada 14 de julio, el Día de la Bastilla.

Séguin indicó que la consulta de precios para eso "parece haber sido pura formalidad", ya que la empresa contratada desde 1995 cobra el equivalente a unos US$420.000, cerca de US$156.000 más que su competidora.

El Tribunal sugirió además reducir el gasto del Elíseo en flores, que ascendió a casi US$400.000 en un año, y de jardinería para las tres residencias presidenciales fuera de París, que sumó US$2,5 millones pese a que una de ellas no se utiliza desde hace más de una década.

Encuestas polémicas

Sin embargo, el rubro de gastos más polémico de la Presidencia francesa resultó ser el de encuestas.

Image caption Cada año, el Elíseo celebra con un banquete el 14 de julio, dia nacional de Francia.

La auditoría señaló que el Elíseo gastó el año pasado el equivalente a unos US$550.000 en encuestas de opinión, muchas de las cuales fueron divulgadas por la televisión o la prensa.

La revelación abrió un debate sobre las intenciones de la presidencia francesa al encargar esos sondeos y la independencia de los medios que los publican.

El diario Le Figaro, rozado por la polémica, negó formalmente que sus encuestas sean financiadas por el Elíseo, pero un consejo de control editorial interno del periódico pidió detener la publicación de las mismas.

Jean Pierre Tailleur, autor del libro "Bévues de Presse" ("Errores de prensa") sostuvo que la publicación de encuestas financiadas por el Estado es una vieja costumbre de los medios franceses. "Se sabe que eso no empezó con Sarkozy", dijo a BBC Mundo.

¿Investigación?

Este martes, los diputados socialistas reclamaron crear una comisión investigadora en el Parlamento para saber "la verdad total" sobre las encuestas del Elíseo.

El presidente de esa bancada opositora, Jean-Marc Ayrault, aseguró que la voluntad de la Presidencia francesa es de "manipular a la opinión pública" al financiar sondeos.

Pero el secretario general del Elíseo, Claude Guéant, ya había rechazado la idea de la investigación parlamentaria. "Nosotros encargamos las encuestas", dijo. "Si losperiódicos quieren comprarlas, no podemos hacer nada".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.