Última actualización: jueves, 23 de julio de 2009 - 04:23 GMT

Obama defendió su reforma sanitaria

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

La Casa Blanca eligió a su mejor vendedor para convencer a los estadounidenses de la necesidad de una reforma sanitaria: Barack Obama. En una declaración televisada en horario de máxima audiencia, el presidente de Estados Unidos pidió el apoyo de su pueblo a una política duramente criticada por la oposición.

Obama defendió enérgicamente la importancia de reformar antes de que acabe el año un sistema de Salud que actualmente se sustenta en seguros médicos privados y deja a 47 millones de estadounidenses sin cobertura.

Tengo prisa (para aprobar la reforma) porque cada día recibo cartas de familias que viven asfixiadas por los costes sanitarios y me piden ayuda

Barack Obama

Durante la primera semana de agosto, dijo, la Cámara de Representantes y el Senado deberían dar su visto bueno al plan, que se basa en reducir costes médicos, aumentar la posibilidad de elección de centros y extender la cobertura a quienen no la pueden sufragar.

"Tengo prisa (para aprobar la reforma) porque cada día recibo cartas de familias que viven asfixiadas por los costes sanitarios y me piden ayuda", dijo Obama en su comparecencia ante los medios.

Pero los republicanos no comparten la prisa presidencial. El líder de la oposición en el Congreso, John Boehner, advirtió que "si (los demócratas) intentan arreglar nuestro sistema sanitario igual que intentaron rescatar nuestra economía... entonces tendremos problemas muy muy serios".

El problema es el dinero

 Hospital.

Obama se enfrenta al desafío de extender la cobertura sanitaria sin aumentar el déficit.

Los legisladores de varios comités en ambas cámaras se han embarcado en fuertes debates sobre un plan prioritario de la administración Obama.

El presidente explicó que no descarta incorporar a su proyecto nuevas ideas surgidas del Congreso, siempre y cuando no se trate de "financiarlo a través de un aumento de los impuestos a las familias de la clase media".

Precisamente, parte de las críticas de quienes se oponen al plan -tanto en las filas republicanas como, en menor parte, en las demócratas- se refieren a la financiación de este plan.

Obama aclaró que su nuevo sistema sanitario no añadiría déficit a las arcas del Estado. Más bien, dijo, ayudaría a la economía del país. Su intención es gravar sólo el patrimonio de aquellas que tengan ingresos anuales superiores al millón de dólares.

EE.UU. gasta más que cualquier otro país del mundo en su sistema de salud -más de US$2 billones anuales-. El Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca estimó que los gastos de salud representan el 18% del Producto Interno Bruto (PIB) del país y si continúa la tendencia actual, este gasto aumentará a más de un tercio del PIB para el 2040.

A pesar de que existe consenso entre republicanos y demócratas en algunos aspectos de la reforma, los cinco comités del Congreso que debaten esta norma tienen posiciones enfrentadas sobre la posibilidad de incorporar un seguro público de Salud financiado por el Estado que pueda competir con los privados.

¿El "Waterloo" de Obama?

APOYO POPULAR

 Barack Obama.

El respaldo popular a su plan ha bajado notablemente desde los niveles de 70% que tenía hace cuatro meses. Ahora "sólo" la mitad de los estadounidenses lo apoya.

El corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, explicó que el tiempo puede ser un factor que trabaje en contra del plan de Obama.

De acuerdo a algunas encuestas presentadas a principios de la semana, cerca de un 50% de los estadounidenses confía en los cambios que propone.

Sin embargo, Chirinos destacó que ese respaldo ha bajado notablemente desde los niveles de 70% que tenía cuando el presidente empezó a hablar de su propuesta en términos más concretos hace cuatro meses.

Nuestro corresponsal aseguró que eso parece haber animado a la oposición republicana, algunos de cuyos integrantes han hablado públicamente de hacer de la reforma un "Waterloo" para Obama (en referencia a la batalla en la que fue derrotado Napoleón).

clic Opine: Obama, ¿un "Carter" o un "Roosevelt"?

Por eso, el presidente destacó en su discurso que su proyecto va más allá de las críticas a su figura.

"No se trata de mí. Tanto yo como los miembros del Congreso tenemos un excelente seguro médico", dijo el presidente y agregó que la reforma está destinada a aquellos ciudadanos que se ven obligados a "cargar con la culpa de un problema que Washington no ha sido capaz de resolver en décadas".

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.