Detrás del desmayo de Sarkozy

Nicolás Sarkozy
Image caption Los esfuerzos por restarle importancia al estado de salud del jefe de Estado llaman la atención.

La sorpresiva hospitalización del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, del domingo al lunes recordó los problemas que suelen tener los franceses para conocer detalles de la salud de sus jefes de Estado, un tema casi tabú en el país.

Sarkozy, de 54 años, salió caminando en la mañana del lunes del hospital militar Val-de-Grâce, donde había sido llevado en helicóptero el domingo tras sufrir un colapso cuando trotaba cerca de su residencia de Versalles.

Sarkozy es trasladado al hospital

La presidencia francesa descartó que el episodio tenga consecuencias serias en la salud de Sarkozy.

Pero los esfuerzos del Palacio del Elíseo por informar y restarle gravedad a este asunto contrastan con una serie de antecedentes de opacidad sobre la salud de los jefes de Estado franceses, incluido del propio Sarkozy.

"Reposo relativo"

Un comunicado de la presidencia francesa aseguró este lunes que los exámenes médicos practicados a Sarkozy descartaron que el malestar tuviera causas o consecuencias cardíacas, neurológicas o de metabolismo.

Según el texto oficial, el diagnóstico fue que Sarkozy sufrió un malestar lipotímico debido al esfuerzo que realizó en un día de mucho calor, "en un contexto de fatiga" vinculado a su carga laboral.

Aunque no le prescribieron ningún tratamiento adicional, los médicos recomendaron a Sarkozy realizar un "reposo relativo" durante algunos días.

Sus actividades oficiales del lunes fueron canceladas y fue aplazada una visita al monte Saint Michel prevista para el martes.

Se espera que Sarkozy presida el miércoles la última reunión del Consejo de Ministros antes del receso de verano, precisó el comunicado.

¿Más transparencia?

Algunos medios franceses destacaron la celeridad con que el Elíseo informó sobre la hospitalización de Sarkozy, electo en 2007 con la promesa de publicar su boletín de salud al menos dos veces por año y más seguido si las circunstancias lo justificaban.

Pero otros recordaron que durante 2008 no hubo ningún boletín público sobre la salud de Sarkozy y en enero pasado el Elíseo se limitó a informar que los exámenes médicos realizados al presidente fueron "normales".

También se ha recordado que en octubre de 2008 Sarkozy ya había sido internado para una operación de garganta (le extirparon un absceso) pero eso se supo recién en enero de 2008, tras la publicación de un libro sobre su ex esposa Cecilia.

La noticia fue confirmada luego por allegados a Sarkozy, aunque nunca oficialmente.

"Una promesa"

"La transparencia sigue siendo una promesa", indicó un artículo del diario francés Le Monde a propósito de la salud de los presidentes y la última hospitalización de Sarkozy.

Image caption Para la prensa local la transparencia "sigue siendo una promesa".

La nota sostuvo que "los presidentes franceses mantienen una relación compleja con el secreto médico, la preservación de la vida privada y el derecho a la información".

La periodista francesa Anne Proenza dijo a BBC Mundo que en Francia hay una tradición de reserva sobre la salud de sus presidentes, pese a que "la salud de un presidente es algo que interesa a todo el país".

"Un tabú"

La promesa de mayor información sobre la salud de los jefes de Estado franceses ha sido frecuente desde que Georges Pompidou murió en ejercicio del cargo en 1974, debido a una leucemia.

Pero tanto Valery Giscard d'Estaing como Jaques Chirac se negaron a divulgar sus boletines médicos mientras fueron presidentes, y Francois Miterrand lo hizo, pero ocultando información sobre su cáncer de próstata durante más de una década, hasta luego de ser reelecto.

En su editorial de este lunes, el diario francés Le Télégramme sostuvo que "Sarkozy está forzado a la transparencia porque los medios de comunicación son mucho más entrometidos que en el pasado" y porque "esta vez, el malestar tuvo lugar en público (por lo que) era imposible ocultarlo".

Sin embargo, otro diario regional francés, Charente Libre, se preguntó en su editorial si este es el primer incidente de salud que sufre Sarkozy como presidente.

"Nadie lo puede afirmar mientras la transparencia sobre el estado de salud de un presidente de la República siga siendo un tabú", sostuvo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.