Nigeria: bombardean casa de líder islamista

Víctimas de la violencia en Nigeria.
Image caption La espiral de violencia se inició el pasado viernes y afecta a cuatro estados del norte de Nigeria.

Las fuerzas de seguridad de Nigeria bombardearon la casa del líder islamista radical, Mohammed Yusuf, en la ciudad de Maiduguri, afectada por una ola de violencia que se extiende por el norte del país y que se cobró la vida de al menos 140 personas.

Los seguidores de Yusuf se atrincheraron en la vivienda después de un duro enfrentamiento con los efectivos nigerianos que fueron enviados a la zona para contener los disturbios.

Explosiones y disparos se escucharon hasta altas hora de la noche en la zona antigua de la ciudad, informó la corresponsal de la BBC en Lagos, Carolin Duffield.

Los servicios de seguridad han inundado Maiduguri, el distrito más afectado por la violencia, añadió Duffield.

Contra la cultura occidental

Los efectivos rodearon el área de la casa del líder islamista y a la vez sede de su grupo conocido como Boko Haram, que significa "la educación está prohibida".

A esta organización le atribuyen la autoría de los violentos ataques del pasado fin de semana contra estaciones de policía, edificios gubernamentales y objetivos civiles a lo largo de cuatro estados del norte del país.

Lea: Cientos de personas mueren en Nigeria

Haram Boko rechaza la educación, la cultura y la ciencia occidentales por considerarlas "pecaminosas" y contrarias a las enseñanzas del islam.

También sostiene que el gobierno de Nigeria está siendo corrompido por esas ideas y exige que la ley islámica sea puesta en vigencia en todo el país.

El gobierno responde

Image caption Los ataques empezaron tras la detención de integrantes del grupo islamista por posesión de explosivos caseros.

El presidente nigeriano, Umaru Yar'Adua, prometió este martes que las fuerzas de seguridad perseguirían a los miembros del grupo radical.

"Estas personas se organizaron, penetraron en nuestras sociedades, adquirieron armas, aprendieron a fabricar explosivos y bombas para perturbar la paz y abusar del resto de los nigerianos", dijo el mandatario en alusión a Boko Haram.

En el país africano viven 150 millones de personas que están divididas casi en partes iguales entre musulmanes y cristianos.

El vocero de la Conferencia Episcopal nigeriana, Emmanuel Badejo, indicó que hasta el momento no han recibido ningún informe que indique que los cristianos hayan sido alcanzados por la violencia islamista.

Contenido relacionado