Sotomayor virtual magistrada

Sonia Sotomayor
Image caption Se considera que la votación en el pleno del Senado será una cuestión de trámite.

El comité judicial del Senado de Estados Unidos aprobó la nominación de Sonia Sotomayor como magistrada de la Corte Suprema de Justicia con 13 votos a favor y 6 en contra, con lo que virtualmente se convierte en la primera hispana que llega a ocupar un puesto en el máximo tribunal de ese país.

Apenas un republicano, Lindsey Graham, se unió a los demócratas para apoyar la nominación anunciada hace varias semanas por el presidente Barack Obama.

"Estoy decidiendo votar por una mujer que no hubiese escogido", dijo Graham a manera de crítica antes de darle su voto.

Ahora lo único que falta es la votación en el pleno de la cámara alta. El corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, explica que con el paso de la nominación de Sotomayor al pleno de la cámara, el nombramiento ya está garantizado gracias a la mayoría con la que cuentan los demócratas en el Senado. Aunque el visto bueno del comité tampoco estuvo en duda, Chirinos destaca que la oposición republicana detuvo el voto final por una semana como manera de dejar clara sus diferencias con ciertas posturas de la jueza, a la que algunos parlamentarios republicanos siguen viendo como una "activista política". Nuestro corresponsal explica que para los conservadores estadounidenses esa es una característica preocupante pues al ser el puesto de magistrado del Supremo un cargo de por vida, temen la influencia que jueces más liberales puedan tener sobre la jurisprudencia, base del sistema legal estadounidense.

Sin embargo, según informa Chirinos, los jueces de la Corte han mostrado en el pasado que tienden a moverse hacia un centro ideológico, como demostró el juez Souter -a quien sustituirá Sotomayor- o Sandra Day O'Connor -la primera mujer del Supremo- quienes tras ser considerados "fichas seguras" conservadoras frecuentemente se alienaron con posturas más liberales.

Duras interpelaciones

Image caption Sólo un senador republicano votó a favor de su nominación.

Pese a lo rápido que ha sido su proceso de ratificación, Sotomayor enfrentó varias jornadas de duros cuestionamientos cuando fue interpelada por los miembros del Congreso.

En varias oportunidades negó que su condición de latina y su experiencia personal fuesen a influir en su toma de decisiones.

En esas audiencias ante el comité de senadores encargados de escrutarla, Sotomayor se enfrentó a aquellos que insinuaron que algunas de sus declaraciones públicas reflejaron una ausencia de imparcialidad.

"Quiero decir ante ustedes, sin equívocos ni dudas, que no creo que la pertenencia a un grupo étnico o racial o a un género sea una ventaja para (tomar) una decisión justa", declaró en el Capitolio.

Algunos políticos republicanos y medios conservadores le habían reprochado que en 2002 hablara de las ventajas de ser hispana a la hora de entender ciertos casos, cuando afirmó que una "latina inteligente" podría tomar mejores decisiones que un juez blanco anglosajón.

Sotomayor, criada en un barrio pobre de Nueva York y con orígenes puertorriqueños, dijo ante los representantes que estas declaraciones habían sido sólo "una floritura retórica" que no surtieron el efecto deseado.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.