España: 54 heridos por ataque con coche bomba

Atentado en Burgos
Image caption En el cuartel de la Guardia Civil viven unas 100 familias.

Un coche bomba explotó este miércoles en la ciudad española de Burgos -norte del país- causando 54 heridos leves. La policía local señala al grupo separatista vasco ETA como responsable del ataque.

El auto fue dejado en algún punto de la parte trasera de un cuartel de la Guardia Civil y explotó a las 04.00 hora local (02.00 GMT). La bomba destruyó la fachada del edificio y dejó un cráter en el suelo.

El corresponsal de la BBC en España, Steve Kingstone, informó que en esta oportunidad no hubo una llamada de advertencia, como suele suceder la mayoría de las veces que ETA actúa.

Aun cuando nadie ha reclamado la autoría del ataque, las autoridades españolas culpan al grupo extremista.

"(La explosión) destruyó los primeros pisos del cuartel y causó daños al edificio de 14 plantas. Dejó un cráter de siete metros de profundidad y algunos de los restos se encontraron a 70 metros de distancia", agregó.

La prensa local indica que la furgoneta que utilizada como bomba tenía 200 kilos de explosivos.

El cuartel alberga a unos 100 oficiales con sus familias, por lo que 48 personas -incluyendo niños- fueron heridas con el vidrio que voló. "Pero nadie murió y ninguna de las heridas son serias", apuntó Kingstone.

El corresponsal de la BBC señaló que ahora detectives están estudiando los videos de seguridad del cuartel para determinar cuándo y dónde el vehículo fue abandonado.

"El lugar del ataque puede ser motivo de preocupación para las autoridades. Burgos es una de las ciudades históricas más importantes de España, y el poder de la explosión muestra que, a pesar de los múltiples arrestos en los últimos meses, ETA todavía tiene intenciones de continuar con su campaña de violencia", explicó Kingstone.

Cinco décadas de violencia

El atentado en Burgos se produce cuando la organización ETA cumple 50 años de su creación. En medio siglo de existencia, el grupo separatista ha causado la muerte de unas 900 personas.

Son cinco décadas en que ni las treguas para abrir paso a un diálogo con las autoridades, y así poner fin al conflicto; ni los pactos entre partidos políticos para derrotar a la banda; ni las amnistías al principio de la democracia han podido lograr la paz en la región.

Durante el régimen de Francisco Franco, que terminó en 1975 con la muerte del general, ETA contó con gran apoyo de la población.

Quizás uno de los atentados más recordados de esa época fue el cometido en Madrid contra el almirante y presidente de gobierno Luis Carrero Blanco.

ETA utilizó 100 kilos de explosivos que hizo volar el auto de Carrero hasta la azotea de un edificio.

Pero con la democracia, el apoyo popular popular fue disminuyendo.

El atentado perpetrado en 1987 en un centro comercial de Barcelona, Hipercor, que causó la muerte de 21 personas, podría considerarse como un punto de inflexión para la opinión pública. Este ataque fue condenado por la mayoría de los españoles e incluso hizo que dirigentes del entonces brazo político de ETA abandonaran la organización.

La última víctima de ETA fue un oficial de la policía en junio pasado.

Lea: Matan a policía en el País Vasco

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.