Nigeria: líder radical muere en custodia

Casa ardiendo en el norte de Nigeria
Image caption Las milicias de Boko Haram y el ejército nigeriano han protagonizado una ola de violencia.

El líder de la secta islámica Boko Haram, a la que se responsabiliza por la ola de violencia generada en los últimos días en Nigeria, murió mientras estaba bajo custodia policial. Se teme que su muerte genere nuevas represalias.

La policía nigeriana informó que Yusuf fue abatido mientras intentaba escapar horas después de su captura. Un video con su cuerpo acribillado le fue enseñado a periodistas poco después de que se informara que había sido detenido.

La organización Human Rights Watch (HRW) dijo que la muerte había sido ilegal y "extremadamente preocupante". Mientras que el corresponsal de la BBC informó que muchas personas en la región temen represalias por parte de los miembros de Boko Haram.

Esta semana, la secta islámica protagonizó violentos enfrentamientos con el ejército nigeriano, lo que ocasionó la muerte a más de 300 personas en el norte de ese país.

Un contingente de 1.000 soldados logró que los radicales se replegaran en Maiduguri, capital del estado de Borno. Fue allí donde Yusuf fue apresado.

Lea: ¿Talibanes en Nigeria?

Un gobierno islámico

La intención de Yusuf era acometer un golpe de estado para imponer un gobierno regido bajo una estricta versión de las leyes islámicas.

Image caption Grupos de derechos humanos acusan a las fuerzas de seguridad de usar tácticas ilegales.

Tras la muerte del líder radical, las autoridades nigerianas llamaron a varios periodistas, entre ellos el de la BBC, para mostrar dos videos; uno donde parece que Yusuf está haciendo una confesión; el otro mostrando lo que parece ser su cuerpo acribillado a balazos.

"Mohammed Yusuf fue abatido por las fuerzas de seguridad en un tiroteo mientras intentaba escapar", declaró el portavoz de la policía regional, Moses Anegbode, a la televisión nigeriana.

El miércoles por la noche, tropas del ejército irrumpieron en la fortaleza de Boko Haram, matando a muchos militantes y forzando a otros a escapar.

El especialista en asuntos africanos de la BBC, Joseph Winter, explicó que las fuerzas de seguridad de Nigeria tienen una terrible reputación de usar la fuerza bruta y que grupos de derechos humanos han acusado al ejército de hacer ajusticiamientos fuera de la ley.

"Extrajudicial" e "ilegal"

Al respecto, miembros de HRW que trabajan en ese país exigieron una investigación inmediata sobre las muertes, que llamaron "extrajudiciales" e "ilegales". Sin embargo la policía se defiende diciendo que usaron que el uso de la fuerza fue mínimo.

De acuerdo con la policía, Yusuf era un predicador musulmán de 39 años, originario del estado de Yobe. Tenía cuatro esposas y 12 hijos, descrito como una persona muy emotiva.

Su secta, Boko Haram, está en contra de la educación del mundo occidental y cree que el gobierno nigeriano está corrompido por las ideas occidentales. Es por esto que quiere que la ley islámica se imponga en todo el país.

Los lugareños los han bautizados como los "talibanes de Nigeria". Sostienen que la tierra no es redonda y han optado por el camino de las armas.

Sin embargo la corresponsal de la BBC en Lagos, Caroline Duffield, advierte que los grupos marginales que se han atribuido conexiones con Osama bin-Laden o al-Qaeda en este país no tienen mayores posibilidades de prosperar.

La nación de 150 millones de habitantes está dividida equitativamente entre musulmanes del norte y cristianos del sur.

Contenido relacionado