Irak: ¿hora de volver a casa?

Soldados estadounidenses en Irak
Image caption El memorando recomienda que los soldados de EE.UU. se retiren completamente de Irak en 2010.

Un militar estadounidense del alto rango que asesora al comando del ejército iraquí afirma que las tropas de Estados Unidos deben "declarar la victoria y regresar a casa" el año próximo, unos 16 meses antes de lo planeado.

En un duro y crítico memorando interno que se filtró a la prensa de Estados Unidos, el coronel Timothy Reese dice que las fuerzas de Irak están en capacidad de proteger al gobierno de Bagdad sin ayuda externa.

Y ello a pesar de las deficiencias que sufren, entre las que cita la corrupción de los oficiales, el maltrato a los reclutas, el nepotismo en las promociones, la holgazanería endémica, la falta de voluntad para cambiar y la ineficiencia.

Actualmente hay 130.000 soldados estadounidenses desplegados en territorio iraquí. El pasado 30 de junio las tropas se replegaron de las ciudades, luego de una orden del presidente Barack Obama.

La intención de la Casa Blanca es que las tropas se retiren completamente del país para 2010, aunque dejando entre 25.000 y 50.000 efectivos en el terreno para entrenar y asesorar a las fuerzas de seguridad de Irak.

Reese, en cambio, considera que toda la misión debe llegar a su fin el año próximo, ya que -según sus propias palabras- los militares y los policías iraquíes están preparados para defender al gobierno contra los grupos terroristas e insurgentes que -aunque debilitados- aún quedan.

Los analistas se preguntan si la visión del asesor militar es compartida por algún funcionario en Washington. En todo caso, nadie en el Pentágono se ha pronunciado hasta ahora sobre la filtración.

Previamente, comandantes estadounidenses afirmaron que lo logros alcanzados en Irak son frágiles y que el gobierno de Bagdad necesitaba varios años de asistencia para desarrollar una fuerza capaz de defenderse de los enemigos internos y externos.

¿Tensiones?

El memorando filtrado a la prensa también analiza las relaciones entre las tropas de Estados Unidos e Irak.

"La amplia sociedad entre los efectivos estadounidenses e iraquíes no está produciendo beneficios proporcionales a los esfuerzos", asegura Reese en el memorando.

Y completa: "Si hubo alguna vez una ventana de oportunidad para sembrar las semillas de una cultura militar profesional, ya ha pasado. Nuestras tropas no estarán aquí suficiente tiempo para producir un cambio".

Image caption Para Gates, la colaboración con las tropas iraquíes "ha funcionado mejor de lo esperado".

Reese además califica de tensos los vínculos entre ambas partes. Según él, las fuerzas locales han intentado reafirmar su autoridad tras el repliegue de los soldados estadounidenses de las ciudades y ello ha generado roces.

El asesor precisa que ha notado una actitud fría de los iraquíes hacia los comandantes y los asesores de Estados Unidos.

Y advierte que las fuerzas de Irak han impuesto restricciones unilaterales a los soldados estadounidenses y que se muestran cada vez más reticentes a realizar operaciones conjuntas.

"Como dice un viejo dicho, los visitantes, como el pescado, empiezan a oler después de tres días", dice el asesor, y remata: "Somos huéspedes en Irak y, después de seis años en el país, olemos mal para las narices iraquíes".

La postura de Reese contrasta con la del secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates.

Después de visitar Bagdad y dialogar con oficiales de Irak y de su país esta semana, Gates aseguró que la sociedad con los efectivos iraquíes "ha funcionado mejor de lo esperado" en las últimas semanas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.