Sotomayor y el estatus de Puerto Rico

Tras la confirmación histórica de Sonia Sotomayor como jueza de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, surge ahora la interrogante de si la primera hispana que ingresa al tribunal podría jugar un papel clave en la definición del estatus de la tierra de sus padres, Puerto Rico.

Image caption En 1976, Sotomayor indicó que apoyaba la independencia de Puerto Rico.

La situación legal de la isla -actualmente un estado asociado- podría ser redefinida próximamente en el Congreso estadounidense.

Pero fue precisamente en la Corte Suprema a la que ingresará Sotomayor, donde se estableció en 1901, 1922 y 1979 -en los llamados Casos Insulares- la doctrina jurídica que define a Puerto Rico como un territorio que no está incorporado, pero que pertenece a EE.UU.

Ahora que vuelve a tomar calor el debate sobre cuál debe ser la relación entre la isla y EE.UU., la Suprema Corte sería el último recurso de apelación si surge una controversia legal durante el proceso de revisar el estatus de Puerto Rico que ya se inició en el Congreso.

Sin embargo, Fernando Martín, presidente ejecutivo del Partido Independentista de Puerto Rico (PIP) señala que la Corte Suprema ha mantenido una política fundamentalmente de 'manos afuera' sobre el aspecto político de la situación de la isla, "y no hay nada a corto o mediano plazo que me haga pensar que eso va a cambiar".

"Para el Tribunal Supremo, el elemento fundamental de la relación entre Puerto Rico y EE.UU. es uno a decidirse por la rama política", agregó Martín.

Apoyo independentista

En su tesis de último año en la Universidad de Princeton en 1976, Sotomayor indicó que apoyaba la independencia de la isla caribeña.

Tres años después, escribió en la revista de derecho de la universidad de Yale que a pesar de su posible adhesión a EE.UU. como un estado, Puerto Rico debería mantener los derechos exclusivos a la explotación de sus minerales y otras riquezas naturales.

La nueva jueza del Tribunal Supremo estadounidense no se ha vuelto a pronunciar al respecto, pero ¿podría Sotomayor influir en una nueva definición del estatus puertorriqueño dentro de la Corte?

Martín afirmó a BBC Mundo que la posición actual de la juez "en el fondo no es tan importante, puesto que puede tener una preferencia u otra y a la misma vez coincidir con esa larga tradición del Tribunal Supremo de no inmiscuirse en el elemento fundamental político de la relación".

Por su parte, Pedro Pierluisi, Comisionado Residente de Puerto Rico en Washington, expresó a BBC Mundo que "ha llovido mucho en Puerto Rico desde que la juez Sotomayor estuvo en la escuela de derecho"

"Las cosas han cambiado. Cada vez más Puerto Rico tiene una relación más estrecha con EE.UU. La interdependencia que existe entre la isla y el resto de Estados Unidos es enorme", agregó el legislador.

"En el mismo Puerto Rico las personas cambian de parecer y se van dando cuenta de que el vínculo es muy fuerte", aseguró.

Consulta popular

Pero Pierluisi descarta que el estatus de la isla deba sea definido en la Corte Suprema. En cambio, alberga la esperanza de que se llegue a una decisión mediante un proyecto de ley que presentó ante la Cámara de Representantes de EE.UU. que establece un proceso de autodeterminación para el pueblo puertorriqueño.

La propuesta del comisionado fue aprobada el pasado miércoles en el Comité de Recursos Naturales para que sea discutida en el pleno de la Cámara, y Pierluisi espera que el debate sobre la legislación llegue a su fin, con su aprobación, ante de que finalice este año.

"El pueblo tiene que decidir", apunta. "¿Me quedo así como estoy, como territorio de EE.UU., con un solo representante en el Congreso que no tiene voto en la aprobación de las leyes que nos aplican, sin poder votar por el presidente o pido cambio, ya sea para independencia, soberanía, libre asociación o la estadidad?"

La legislación tiene posibilidades de ser aprobada en la Cámara de Representantes y hasta en el Senado estadounidense, pero Pierluisi no cuenta con el apoyo de las fuerzas políticas puertorriqueñas para su propuesta.

De hecho, aunque apoya la primera parte de la legislación -que establece una consulta a los puertorriqueños sobre si desean mantener la actual condición política o no- el PIP presentó una propuesta alternativa que elimina la segunda parte del proyecto, que agrega otro plebiscito en caso de que la respuesta del primer referendo sea de que Puerto Rico debe tener un estatus diferente.

"Desgraciadamente de la manera que está concebido es un proyecto que a mi juicio tiene muy pocas oportunidades de poder convertirse en ley", afirmó Martín, quien cree que el Senado se se opondría a plantear a los puertorriqueños la posibilidad de convertirse en un estado de EE.UU.

Pero Martín asegura que apoya la primera consulta inicial porque "supondría un grado de compromiso moral" de parte del Congreso estadounidense.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.