Cuestionan papel británico en Afganistán

Soldado británico en Afganistán
Image caption Las tropas británicas sufrieron 22 bajas tan sólo en julio.

Mientras la cifra de bajas crece día a día en Afganistán, un influyente grupo de parlamentarios británicos criticó duramente la misión militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en ese país y particularmente el desempeño de las tropas del Reino Unido.

En un informe, el Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara de los Comunes afirma que la operación internacional llevada a cabo desde 2001 ha conseguido "mucho menos de lo prometido".

Y cita, por ejemplo, el hecho de que no habido prácticamente ningún progreso en la lucha contra la corrupción en Afganistán, lo que atribuye a un desconocimiento de la cultura del país.

Los legisladores van más allá y acusan a los aliados del Reino Unido en la OTAN de no colaborar lo suficiente en el esfuerzo conjunto.

Esto, dicen, "amenaza seriamente la reputación de la alianza atlántica".

Sin embargo, según explica el analista de la BBC Nick Childs, en ningún momento los parlamentarios plantean una retirada de Afganistán.

"Incapacidad política"

El comité, que está integrado por legisladores de todos los partidos, también cuestiona de forma lapidaria el papel que ha cumplido hasta ahora el Reino Unido en las operaciones.

En su reporte, advierte que la misión británica ha sido menoscabada por la "falta de una visión unificada", una "pobre coordinación" y la "incapacidad política de dar a los militares una dirección clara", en lo que ha sido visto como una crítica directa al gobierno del primer ministro Gordon Brown.

El informe dice, por ejemplo, que el despliegue de tropas del Reino Unido en la provincia sureña de Helmand para combatir a los insurgentes del Talibán ha enfrentado serios problemas debido a "una planificación poco realista".

Los parlamentarios recomiendan que las fuerzas británicas, cuyo empeño excede sus recursos, abandonen su rol en la lucha antinarcóticos y se concentren más en la seguridad.

Según Childs, el informe ha intensificado la controversia dentro del Reino Unido en torno de la presencia de tropas a Afganistán, cuestionada por el considerable aumento de las bajas militares en los últimos tiempos.

En julio, las fuerzas británicas tuvieron su peor mes: 22 soldados perdieron la vida en Helmand.

Funcionarios del gobierno de Brown, que está en el centro de la polémica, dijeron que analizarán cuidadosamente el reporte.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.