¿La nueva rebatiña por África?

Barriles de petróleo
Image caption Las potencias van en busca de los barriles de petróleo africanos, aseguran los analistas.

Deseada África. Viajes de alto nivel de Estados Unidos, China, India y Rusia. Lucha por los recursos, neocolonialismo: ¿Qué hay detrás de tanto interés por el continente?

De Occidente a Oriente, Varios países buscan conquistar África guiados por la sed de recursos: tierra y petróleo.

Pero cuando llegan los líderes mundiales lo hacen levantando otras banderas, con declaraciones de buenas intenciones y sanos intereses.

Hillary Clinton, la secretaria de Estado de Estados Unidos, arribó el martes a Kenia para una extensa visita por el continente. Y un mes antes el presidente Barack Obama había estado en Ghana.

¿Por qué tanto interés de EE.UU.?

Desembarco estadounidense

Amira Woods, experta sobre politica exterior de EE.UU. en África del Institute for Policy Studies (Instituto para el estudio de políticas), le dijo a la BBC que "el mensaje de la administración Obama, con su visita a Ghana y ahora con el viaje de la secretaria de Estado, es que África es importante para la política exterior estadounidense".

Sin embargo, Woods subraya que lo que busca EE.UU. es trabajar por su "propio interés".

"En 2008 África ha sobrepasado a Medio Oriente como proveedor de petróleo a EE.UU. Alrededor del 24% del petróleo importado por EE.UU. ahora viene de África. Eso lo hace un elemento central de cualquier política exterior, particularmente en estos tiempos donde hay tanta dependencia de los combustibles fósiles".

La necesidad de las potencias de encontrar afuera lo que no tienen dentro las ha llevado a incursionar en África.

Se calcula que el continente tiene alrededor del 9% de las reservas mundiales de petróleo y alrededor del 80% de las exportaciones africanas se derivan de este producto.

EE.UU. busca depender menos del 'oro negro' de Medio Oriente. China, por su parte, intenta mantener el crecimiento de su economía y sale a buscar el alimento que alimente al dragón chino.

Un tercio del petróleo que importa Pekín proviene de África. Mientras que en el caso de EE.UU., Nigeria y Angola figuran entre sus diez principales proveedores.

¿Qué hay detrás?

Las dudas se ciernen sobre los verdaderos motivos de este tipo de viajes.

Para Martin Plaut, editor de la BBC para África, la gira de Clinton llega en el marco de la creciente competencia que suponen China e India como actores en la región y muestra el interés de Washington para ponerse a tiro.

"Hay mucha charla de interés y respeto mutuo de parte de la administración Obama, pero lo que hemos visto es que (...) cuando se llega a la política exterior todavía hay una definición muy estrecha de lo que son los intereses de EE.UU. y, usualmente, está relacionada con petróleo, gas y minería, particularmente con respecto al continente africano", indicó Woods.

Sin embargo, Johnnie Carson, subsecretario de Estado para asuntos africanos de EE.UU, ha negado que su país esté preocupado por la penetración de China en el continente y que busque ponerse a tiro con la influencia del gigante asiático en África.

Woods opina que "no sólo es China, también Rusia e India, que en el último mes y medio han demostrado un gran interés con visitas de alto perfil. Entonces no es sólo China, aunque figura fuertemente".

"EE.UU. está ciertamente contrarrestando, en este mundo multipolar, a otros actores clave, pero también está controlando el acceso al petróleo, lo que domina la política exterior estadounidense", agregó.

China, en tanto, ha sido criticada por mantener estrechas relaciones comerciales con regímenes cuestionados en Occidente como Sudán y Zimbabue.

Pero Pekín se ha mantenido al margen de los conflictos en estos países y ya es el tercer socio comercial de África, detrás de EE.UU. y la Unión Europea.

¿En busca del botín africano?

Image caption La riqueza del continente muchas veces no está a la mano de los africanos.

Los pesos pesados del mundo se disputan el suculento botín africano, que no sólo es rico en petróleo, gases y minerales, sino que dispone de vastas extensiones de tierra.

Este tema preocupa a varios actores, incluida la Organización de Naciones Unidas.

La ONU ha asegurado que entre algunos países ricos y ciertas corporaciones internacionales ya han adquirido, en los últimos seis meses, tierras cultivables del tamaño de la mitad del área cultivable de Europa.

Por ejemplo, entre China y algunos Estados del Golfo Pérsico han comprado millones de hectáreas para producir alimentos que no pueden cultivar en sus territorios y necesitan para alimentar a su población.

Se estima, además, que un quinto de esas tierras se destinarán a generar biocombustible.

"Muchos en el mundo africano están muy preocupados por esta nueva rebatiña en África. Está ocurriendo no sólo cuando se trata de petróleo y gas, sino también con la compra de tierras, donde por los biocombustibles el suelo africano está siendo utilizado para que crezcan alimentos para alimentar autos en EE.UU. y en Europa, y no para dar de comer a los niños".

Para Woods las necesidades de África deberían ser "que los recursos del continente alimenten a los niños, que la vasta riqueza asegure las necesidades básicas de su población, articulándolos de una manera que refuerce la acción, el comercio y las prioridades regionales".

La experta destacó el temor de quienes ven el "empuje de la administración Obama en la 'revolución verde', la comida modificada genéticamente y los biocombustibles. Las preocupaciones (...) pasan por el empuje de de políticas que pueden ser muy dañinas y perjudiciales para África".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.