Mensajes desde la tumba

Sitio web
Image caption Los mensajes son enviados a los seres queridos después del fallecimiento del suscriptor.

La idea no es nueva: dejar mensajes post mortem a familiares y amigos. En sentido estricto, es la función tradicional de un testamento. Pero ahora, se puede hacer fácilmente por internet y sin abogado de por medio.

En Irlanda, el recién lanzado servicio en línea se llama El Club de los Últimos Mensajes (The Last Messages Club) y permite -tras una pago por adelantado- redactar mensajes que serán enviados a los seres queridos después del fallecimiento del suscriptor.

"La idea vino después de la muerte inesperada de mi madre, sin decirnos nada sobre sus cuentas de banco, su pensión, su seguro... También el testamento de mi abuela causo confusión y problemas en la familia. En ambos casos, un pequeño mensaje nos hubiera ayudado mucho", dijo el fundador del sitio Geoff Reiss en entrevista con BBC Mundo.

Pero no son los únicos. En la red también existe una versión en español llamada "Mis Últimas palabras". En este caso, el sitio también promete enviar los mensajes que conserva encriptados poco tiempo después de comprobar el fallecimiento del usuario.

Para eso, se valen de un sistema simple, aunque ligeramente arriesgado. Cada seis meses envían mensajes al correo electrónico del usuario principal y otro designado como un tutor en el que piden que "confirme su subsistencia". Después de tres mensajes consecutivos sin respuesta, el servidor libera los mensajes contratados.

Servicio post mortem

Aunque algunos lo consideren un servicio macabro, los creadores del sistema aseguran que sus usuarios lo hacen para "ayudar a sus seres queridos, familia y amigos".

"Debe ser duro recibir de un ser querido una carta , fotos o video cuando ya se ha marchado, pero la verdad me hubiese gustado que mi madre hubiese hecho algo así, ya que su partida fue tan imprevista que ni nos despedimos...", escribe Marcela, de La Plata, Argentina, en la página Mis Últimas Palabras.

Los dueños de los sitios han pensado en todo y para evitar que los mensajes puedan generar un terrible susto en quién lo recibe, han tomado medidas preventivas.

"Hemos tomado medidas extremas para asegurar a nuestros miembros que sus mensajes serán entregados de acuerdo a sus instrucciones. Muchos mensajes son enviados poco después de la muerte pero es posible agendar los mensajes a futuro", dice Reiss, quien asegura que el sitio pasó por dos años de desarrollo y seis meses de prueba.

"Mandamos un pre-mensaje informando al receptor que existe un mensaje para él y que puede hacer clic en un enlace para leerlo. Ellos pueden, simplemente, elegir no leerlo".

¿Quién lo utiliza?

Image caption El servicio permite enviar mensajes por correo electrónico fechados después de la propia muerte.

Aunque no se sabe la edad precisa de los usuarios, debido a que los datos se encriptan, en El Club de los Últimos Mensajes consideran que sus clientes son de edad avanzada.

"Sabemos muy poco de nuestros clientes ya que nuestros sistemas de seguridad guardan los detalles y los mensajes en secreto. Creo, en general, que la gente mayor tiende a pensar mas en el final de su vida que la gente más joven", asegura Reiss.

"Ya lo empiezo a usar, pero espero que los mensajes se emitan dentro de muchos años", escribe Bernardo ,de Pahuajo, Argentina, en la página Mis Últimas Palabras.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.