Perfil de Baitullah Mehsud

Los reportes de la muerte del líder del Talibán en Pakistán, Baitullah Mehsud, uno de los extremistas más buscados en su país, quizás nunca puedan ser confirmados con evidencia fehaciente, advirtieron las autoridades en Islamabad.

Image caption Baitullah Mehsud siempre trató de eludir las fotografías.

Mehsud pertenece a la tribu del mismo nombre en la atribulada región de Waziristán del Sur, cerca de la frontera con Afganistán, que es considerada su bastión y el de sus seguidores.

Desde los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, su figura ganó fuerza y estatura.

Llegó a comandar una fuerza de 20.000 insurgentes del Talibán, la mayoría de ellos pertenecientes a la tribu Mehsud.

Estados Unidos ofreció una recompensa de nada menos que US$5 millones por su cabeza.

La región de Waziristán del Sur, en el norte de Pakistán, es considerada un refugio tanto del Talibán como de al-Qaeda, si bien la reciente ofensiva del ejército paquistaní en el vecino Valle de Swat la ha vuelto menos segura para la insurgencia.

Los hombres de Mehsud han sido responsabilizados de ofensivas más allá de esta zona en los últimos años y de dar refugio a milicias que operan en Afganistán.

Guerra de guerrillas

Luego de un fallido acuerdo de paz alcanzado en febrero de 2005, los combatientes de Mehsud iniciaron una guerra de guerrillas que prácticamente empujó al ejército fuera de Waziristán del Sur. Desde entonces, el líder del Talibán ha dominado el área como si se tratara de su propiedad personal.

A partir de 2006, Pakistán fue sacudido por una ola de ataques suicidas con bomba que el servicio de inteligencia atribuyó a uno de sus lugartenientes, Qari Hussain, entre otros.

En 2007, Mehsud atrajo la atención mundial durante el sitio a la Mezquita Roja de Islamabad, en el que las fuerzas de seguridad enfrentaron y desalojaron por la fuerza a estudiantes extremistas que eran leales a él.

Tras el violento final del incidente, Mehsud decidió apuntar sus armas a las autoridades paquistaníes y ordenó una serie de atentados con bomba en todo el país, que frecuentemente involucraron a atacantes suicidas.

El sitio a la Mezquita Roja dio lugar a una alianza extremista en las zonas tribales de Pakistán, denominada Tehrik Talibán Pakistán (TTP), de la cual Mehsud se convirtió en líder. La TTP incluía a grupos como el comandado por Hafiz Gul Bahadur en Miranshah (Waziristán del Norte) y por Maulana Fazlullah en el Valle de Swat.

El gobierno paquistaní incluso acusó a Mehsud de ordenar el asesinato de la ex primer ministra Benazir Bhutto en diciembre de 2007, pero él negó insistentemente cualquier responsabilidad en el ataque.

Posteriormente, funcionarios de Islamabad se quejaron de que Estados Unidos no logró eliminar a Mehsud durante sus ataques con aviones no tripulados, a pesar de que le dieron apoyo en tres oportunidades.

La excusa que dio Washington en aquel momento fue que la ofensiva de Mehsud estaba enfocada en Pakistán y que el líder del Talibán no estaba comandando directamente a las milicias que atacaban a las tropas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Afganistán.

Contragolpes

Pero la dinámica de la región ha cambiado.

El gobierno de Islamabad informó que logró doblegar a la segunda facción más importante de la TTP, que actuaba en la región de Bajaur, en el norte del país.

Image caption Waziristán del Sur es el bastión del líder del Talibán.

La tercera -liderada por Fazlullah- sufrió un intenso ataque de las fuerzas armadas durante 2009. Según el ejército, no ha quedado un solo insurgente en el área.

Las rivalidades entre facciones aparentemente estuvieron detrás del mortífero atentado con bomba contra un restaurante en el pueblo norteño de Jandola en marzo de este año, que dejó al menos diez muertos.

Según informes de inteligencia, las fuerzas de Mehsud han tenido un gran número de extranjeros entre sus filas.

Sin embargo, el corresponsal de la BBC Syed Shoaib Hasan, quien tuvo acceso a los insurgentes en octubre de 2007, dijo que no vio a ningún combatiente que no fuera paquistaní.

Guerra Santa

Los pocos periodistas que han conocido a Mehsud recuerdan que sus acciones se inspiraban en su interpretación de los ideales islámicos.

El énfasis estaba puesto en la "Jihad" ("Guerra Santa") contra las fuerzas de ocupación en Afganistán y en favor del establecimiento de un Estado musulmán.

Y los métodos incluían el uso de atacantes suicidas y atentados en las zonas fronterizas contra las tropas internacionales.

Es conocida la aversión de Mehsud a la publicidad en general y a la fotografía en particular, característica compartida con el comandante supremo del Talibán, el mulá Omar, con quien dijo tener una "buena relación".

Para Mehsud, la misión de todo musulmán es emprender la "Jihad" contra "las fuerzas infieles de Estados Unidos y el Reino Unido".

En una entrevista exlusiva con la BBC a principios de 2007, dijo que sus seguidores estaban firmemente decididos a alcanzar su meta de liberar a Afganistán por medio de la Guerra Santa.

"Sólo la Jihad puede traer paz al mundo", aseguró.

En esa misma entrevista, Mehsud admitió haber cruzado la frontera en varias ocasiones para combatir contra las fuerzas extranjeras.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.