R. Unido: más presión por "torturas"

Binyam Mohammed
Image caption Binyam Mohammed denunció que agentes británicos estuvieron presentes mientras era torturado.

El gobierno del Reino Unido enfrenta una creciente presión interna por las acusaciones sobre su presunta complicidad en el uso de técnicas de tortura durante interrogatorios realizados por las fuerzas de seguridad de Pakistán.

El Comité de Relaciones Exteriores del Parlamento británico (FAC, por sus siglas en inglés) expresó este domingo su preocupación por las relaciones que ha mantenido el gobierno de Gordon Brown con la agencia de inteligencia paquistaní, a la que acusó de maltratar y torturar a sospechosos de terrorismo.

El FAC advirtió a las autoridades de Londres que el uso regular de información obtenida por medios ilegales puede ser considerado, desde el punto de vista jurídico, como complicidad en los abusos.

"Es imperativo que el Reino Unido cumpla con sus obligaciones legales para prevenir la tortura, investigar las posibles acusaciones y hacerlas públicas", dijo el influyente comité en su informe anual sobre derechos humanos.

Cuestionamientos morales

El FAC afirmó que utilizar información sobre posibles terroristas proporcionada por los servicios secretos de otros países y presuntamente obtenidapor medio de la tortura "genera fuertes cuestionamientos morales".

Una serie de denuncias recientes involucran a agentes de inteligencia británicos en interrogatorios realizados en el exterior, incluyendo el suministro de preguntas para ser utilizadas en el proceso.

Image caption Milliband negó la complicidad del gobierno de Londres en los abusos.

Sin embargo, en un artículo publicado este domingo por el periódico Sunday Telegraph, el ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, David Miliband, y su par de la cartera de Interior, Alan Johnson, negaron que el gobierno de Londres esté involucrado en los supuestos el abusos cometidos por otros países.

No obstante, los dos funcionarios admitieron que la información obtenida en el exterior es vital para detener el terrorismo.

Miliband y Johnson aseguraron que las autoridades británicas tratan bien a las personas acusadas de ese crimen, aunque dijeron que no pueden ofrecer las mismas garantías cuando los detenidos permanecen bajo la custodia de otros gobiernos.

Investigación abierta

La polémica surgió con el caso del ex prisionero de Guantánamo Binyam Mohammed, un residente británico nacido en Etiopía que denunció que agentes del Reino Unido estuvieron presentes mientras era torturado en Marruecos.

Según la analista política de la BBC Laura Kuenssberg, el informe del FAC les da más argumentos a quienes abogan por una investigación independiente sobre las denuncias de que Londres tenía conocimiento de los maltratos.

La semana pasada otra entidad parlamentaria, el Comité Conjunto de Derechos Humanos, pidió una amplia indagación de las "acusaciones creíbles" que permita recuperar la confianza del público en las autoridades.

El FAC también manifestó su preocupación por las denuncias sobre el uso de labase de Estados Unidos en la isla Diego García, un territorio birtánico en el OcéanoÍndico, para los vuelos estadounidenses que transportan a presuntos terroristas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.