No era el "más buscado"

Noordin Top
Image caption Es la tercera vez que Noordin Top se le escapa a las autoridades.

La policía en Indonesia informó que el individuo dado de baja durante un operativo la semana pasada no era el líder militante Noordin Mohamed Top.

Pruebas de ADN realizadas sobre el cadáver del sospechoso lo identificaron como un cómplice de Noordin en los ataques perpetrados contra los hoteles JW Marriott y Ritz-Carlton en Yakarta el 17 de julio.

Noordin, uno de los hombres más buscados en el sureste asiático, es acusado de una serie de atentados, incluyendo el de un club nocturno en Bali en 2002, que dejó más de 200 muertos, la mayoría turistas.

Según la corresponsal de la BBC, Jill McGivering, una semana de mucha frustración para las autoridades indonesias ha terminado en completa vergüenza.

Es la tercera vez que el líder militante se les escapa de las manos y este último incidente sin duda añadirá a su estatus forajido legendario entre sus simpatizantes, dice nuestra corresponsal.

Un florista

Noordin Top es experto en explosivos y uno de los pocos miembros clave de la red militante Jamaah Islamiya que sigue fugitivo.

Aunque la red ha sido diezmada por los operativos de seguridad, se cree que se ha fragmentado en pequeñas células que Noordin Top fomenta y coordina.

Image caption La policía dice que Ibrohim era cómplice de Noodrin Top.

La policía identificó el muerto en el operativo anti-terrorista de la semana pasada como Ibrohim, un individuo que había trabajado de florista en ambos hoteles que fueron atacados.

"Ibrohim era uno de los estrategas que siempre estaba presente en las reuniones con Noordin Top", dijo un portavoz de la policía en rueda de prensa.

Que el verdadero muerto del operativo haya sido un cómplice es de poco consuelo para las autoridades, que llevan 7 años tratando de dar con el líder radical.

En el operativo los agentes mantuvieron cercada durante 17 horas la casa donde presuntamente se encontraba Noordin, situada en el remoto distrito de Temanggung, antes de irrumpir en ella.

Pocos minutos después y tras escucharse varias explosiones y tiros, se pudo ver a miembros del cuerpo de élite anti-terrorista indonesio salir con los cascos en la mano felicitándose mutuamente.

Nuestra corresponsal concluye que este fracaso es, sin duda, un trago amargo para las autoridades.

Lea: fugitivo detrás de ataques en Indonesia

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.