EE.UU.: suspenden a controladores aéreos

El controlador aéreo que supervisó el despegue de la avioneta que el pasado sábado chocó con un helicóptero sobre el río Hudson, en Nueva York, provocando la muerte de nueve personas, fue separado de su cargo por estar hablando por teléfono en el momento del accidente.

Image caption Dos empleados fueron suspendidos por conducta inapropiada durante la colisón.

Su supervisor también fue suspendido por estar ausente del edificio de control de vuelo.

La Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) explicó en un comunicado que, "aunque no hay razón para creer que sus acciones contribuyeran a que se produjera el accidente, este tipo de conducta es inaceptable, así que hemos suspendido de sus funciones a ambos empleados, y hemos iniciado un proceso disciplinario".

La FAA indicó que tomó esta decisión después de descubrir que el controlador estaba "aparentemente entablando una conversación inapropiada por teléfono en el momento del accidente".

El organismo no reveló los nombres de los dos empleados.

Baja altitud

Los investigadores corroboraron que el controlador le dio al piloto la frecuencia de radio correcta para el aeropuerto de Newark, en el estado de Nueva, y dejó la avioneta en manos de los controladores de ese aeródromo, como estipula el protocolo.

Sin embargo, no tienen claro por qué el piloto nunca llegó a contactar con el aeropuerto de Newark, algo que podría haber hecho antes de que se produjera la colisión con el helicóptero.

Los tres pasajeros que iban en la avioneta, así como los cinco turistas italianos y el piloto del helicóptero, murieron después de que ambos aparatos chocaran en pleno vuelo y se precipitaran sobre las aguas del río Hudson, que corre entre Nueva York y Nueva Jersey.

El helicóptero era operado por la empresa Liberty Helicopters, una compañía de turismo que hace recorridos a la Estatua de la Libertad y Ellis Island.

En tanto, en la avioneta viajaban tres personas, entre ellas un niño, y había despegado del aeropuerto de Teterboro, en Nueva Jersey.

"El accidente ha provocado nuevos pedidos para un control y un seguimiento más estrictos del tráfico aéreo a baja altitud en espacios superpoblados alrededor del Río Hudson", señala el corresponsal de la BBC en Nueva York Greg Wood.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.