Corea del Norte abrirá su frontera al Sur

Viajeros y empresarios surcoreanos podrían cruzar este paso libremente.

Corea del Norte anunció que pretende reanudar el turismo procedente de Corea del Sur, así como las reuniones a partir del 3 de octubre entre familiares que viven separados a ambos lados de la frontera.

Según una declaración oficial, viajeros y empresarios surcoreanos podrán cruzar este paso libremente.

Esta decisión llega tras una reunión entre el líder norcoreano, Kim Jong-il, y Hyun Jung-eun, directora del grupo Hyundai, un conglomerado de Corea del Sur que está trabajando en los últimos tiempos para potenciar el comercio entre las dos Coreas e invertir en el turismo de ambos países.

Hyundai gestiona también una fábrica en la frontera que es una de las principales fuentes de ingresos del empobrecido estado del norte.

¿Fin de la tensión?

El anuncio de Pyongyang podría significar que las tensiones entre ambos países empiezan a suavizarse. De hecho, Corea del Norte también pretende reducir las restricciones que había impuesto al programa industrial en el que operan los dos gobiernos.

Sin embargo, como recordó el corresponsal de la BBC en Seúl, John Sudworth, el gobierno de Corea del Sur no participó en la reunión, ya que antes de negociar exige una disculpa y explicaciones por la muerte de una turista surcoreana a manos de soldados del norte el año pasado.

Además, las relaciones están especialmente deterioradas tras la llegada al poder de un gobierno conservador el año pasado. Seúl insiste en que para reanudar la cooperación es necesario que Corea del Norte abandone su programa armamentístico nuclear.

Ejercicios militares

El gobierno de Corea del Sur no participó en la reunión, entre Jong-il y Hyundai.

Como recordatorio de que no todas las diferencias están salvadas entre estos países, la agencia oficial de noticias norcoreana, KCNA, advirtió que el país había entrado en estado de alerta ante ejercicios militares conjuntos de Estados Unidos y Corea del Sur.

Según la declaración, Pyongyang no tendrá piedad si estas maniobras violan su soberanía nacional, algo que considerarían como una invasión y podría tener como respuesta un ataque nuclear.

Corea del Norte abandonó el año pasado las negociaciones multilaterales para suspender su programa nuclear, con la intención de dialogar tan sólo con EE.UU..

China, Rusia, Corea del Sur, Japón y EE.UU. quieren que Pyongyang vuelva a este proceso con el fin de acabar con lo que consideran una amenaza nuclear.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.