Un fraude que rompió todas las marcas

Un hombre de 23 años fue acusado este lunes de robar 130 millones de números de tarjetas de crédito y débito, en lo que ha sido calificado como el mayor robo de ese tipo que se haya cometido en Estados Unidos.

Image caption Las autoridades de EE.UU. dicen que González penetró en los sistemas de pago de varias tiendas.

Según el Departamento de Justicia de EE.UU., Alberto González, de Miami, Florida, penetró en los sistemas de pago de supermercados, tiendas, y organismos financieros para robar los datos bancarios de sus clientes.

González, quien se encuentra bajo arresto, podría enfrentar una condena de 20 años de prisión.

Un comunicado de la dependencia gubernamental asegura que el joven, junto con otros dos hombres de nacionalidad rusa que no fueron identificados, accedieron a las redes de empresas como la cadena de tiendas 7-Eleven, la compañía de gestión de pagos electrónicos Heartland Payment Systems y la cadena de supermercados Hannaford Brothers.

Nuevas preocupaciones

La Fiscalía del estado de Nueva Jersey afirmó que éste es "el mayor delito de piratería informática y robo de identidades jamás procesado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos".

El corresponsal de la BBC, Greg Wood, explicó que aún se desconocen los detalles sobre la cantidad de dinero que fue robado o quiénes fueron las víctimas.

Pero, indicó Wood, este caso “incitará nuevas preocupaciones sobre la seguridad de las tarjetas de crédito y débito que son utilizadas en Estados Unidos”.

Sofisticada técnica

González, conocido en internet como "segvec", "soupnazi" y "j4guar17", utilizó, junto a sus dos cómplices, "una sofisticada técnica" para infiltrar las redes informáticas de las entidades a las que les robaron la información de sus usuarios, agregó el comunicado.

Entre las redes a las que accedieron los tres hombres figuran la cadena de tiendas 7-Eleven la compañía de gestión de pagos electrónicos Heartland Payment Systems y la cadena de supermercados Hannaford Brothers.

La acusación asegura que los tres piratas informáticos, que iniciaron sus operaciones en octubre de 2006, enviaban la información que conseguían a servidores que operaban en Nueva Jersey y en el exterior de EE.UU.

Según el Departamento de Justicia, los tres hombres identificaban grandes corporaciones, "normalmente a través de la lista Fortune 500" de las empresas más importantes, y estudiaban, por ejemplo, el tipo de sistema de pago mediante tarjeta bancaria con el que operaban en sus sucursales.

Historial

González es además procesado por su participación en otros dos juicios. En Nueva York fue acusado de haber violado el sistema de una cadena de restaurantes y en el estado de Massachussets fue señalado como el responsable del robo de datos de 40 millones de tarjetas de crédito en los sistemas informáticos de ocho grandes compañías estadounidenses.

Además, el acusado ya había sido detenido en 2003 en relación con un delito de fraude de cajeros automáticos y tarjetas de débito.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.