La primera grieta en la Cortina de Hierro

Simone Sobel y Walter Sobel fueron de los primeros alemanes en cruzar la frontera a Occidente
Image caption Simone Sobel y Walter Sobel estaban en el primer grupo de alemanes que cruzó la frontera a Occidente.

Hungría celebra este miércoles el 20 aniversario de la breve apertura de su frontera con el Occidente no comunista, gesto que allanó el camino a la caída del Muro de Berlín.

La mandataria alemana, Angela Merkel, quien creció en Alemania Oriental, estuvo en Hungría para conmemorar la fecha.

La apertura por una horas de la frontera de Hungría y Austria, el 19 de agosto de 1989, permitió que cientos de ciudadanos de Alemania Oriental pudieran huir de la Europa comunista.

Era la primera grieta en la llamada Cortina de Hierro.

Participe: Memorias de 1989

El evento fue conocido como el Picnic Paneuropeo, que se había concebido como una manifestación por la paz. Ese día, la comunista Hungría y Austria, del bloque occidental, acordaron abrir un paso de la alambrada instalada en un puesto fronterizo.

Más de 600 ciudadanos de la República Democrática de Alemania, enterados del evento, lo aprovecharon para cruzar la Cortina de Hierro hacia el Oeste. La policía fronteriza húngara no hizo nada. Las autoridades comunistas de la Unión Soviética no dijeron nada.

Se trató del primer éxodo masivo desde la construcción del Muro de Berlín en 1961.

"Coraje y visión"

Image caption Ex guardias fronterizos de Hungría y Austria son ahora amigos.

"El sistema ya había empezado a desmoronarse", señala la corresponsal de la BBC, Oana Lungescu.

Polonia acababa de elegir al primer primer ministro no comunista en 40 años.

El entonces primer ministro húngaro, Mikios Nemeth había empezado a desmantelar la valla de seguridad a lo largo de la frontera con Austria, en parte por los altos costos de mantenimiento.

En septiembre, Nemeth abrió por completo las fronteras, permitiendo que unos 60.000 refugiados de Alemania Oriental pudieran cruzar hacia el Oeste.

El Muro de Berlín se derrumbó el 9 de noviembre de ese año.

Merkel agradeció este miércoles a Hungría por su "coraje y visión". Por ser el lugar donde presentó la primera grieta.

Contenido relacionado