Tecnología ciudadana en la elección afgana

Imagen tomada del sitio Alive in Afghanistan
Image caption Información suministrada por el público podría asegurar elecciones justas.

Cualquier intento de amañar o interferir en las elecciones de Afganistán podría ser detectado por un sistema que permite a cualquier persona registrar incidentes a través de mensajes de texto.

El proyecto llamado "Alive in Afghanistan" despliega los reportes de texto en un mapa interactivo en internet.

Los ciudadanos pueden denunciar disturbios, difamaciones y manipulación de votos o incidentes donde todo "marchó bien".

Los reportes ciudadanos aparecen al lado de historias de periodistas afganos de tiempo completo para asegurar que la elección y su cobertura sea tan "libre y justa" como sea posible.

"Esperamos que la gente pueda reportar lo que está pasando en el país", explicó Brian Conley, quien ayudó a montar el proyecto.

"En las áreas rurales no va a haber observadores y no es claro cuánta cobertura de los medios internacionales habrá en esos lugares".

Además se añadirán reportes de texto y video de una red de 80 reporteros de la agencia de noticias afgana Pajhwok, dijo.

Conley afirmó que esperaba que los resultados sean usados por los medios nacionales y extranjeros así como por los miembros de la comunidad internacional.

Asimismo, señaló, se enviarán resultados a la Comisión Electoral si hay informes de manipulación o amañamiento de la votación.

Contenido del público

El sistema se basa en dos tecnologías de código abierto -programas distribuidos y desarrollados libremente- para recopilar los reportes que se envíen.

Image caption Miles de credenciales para votar duplicadas fueron descubiertas en una investigación.

Los mensajes de texto son recopilados a través de una plataforma abierta conocida como FrontlineSMS, desarrollada por el programador británico Ken Banks.

El sistema fue originalmente desarrollado por conservacionistas que querían mantener el contacto con las comunidades en los parques nacionales de Sudáfrica y permite a los usuarios enviar mensajes a una oficina central.

Se ha usado previamente para monitorear las elecciones en Nigeria, y ahora ha sido combinado con una tecnología de "mapeo de crisis, con fuentes del público" conocida como Ushahidi, que despliega los reportes en un mapa de acceso libre.

El sistema fue desarrollado en Kenia cuando la violencia brotó luego de elecciones presidenciales disputadas entre Mwai Kibaki y Raila Odinga.

Desde entonces, la plataforma se ha usado para documentar violencia antiinmigrante en Sudáfrica y problemas en la República Democrática del Congo.

Conley espera que "cientos de miles de personas" usarán el sistema, que ha sido promovido mediante la distribución de "miles de folletos" e informes radiales.

"Estoy confiado de que debido al apoyo de Pajhwok veremos llegar una buena cantidad de contenido", dijo.

Sin embargo, añadió, el proyecto tenía que ser "realista sobre lo que es posible".

"En muchas partes del país -sea la razón que sea- la gente no usa mensajes de texto", dijo. "Es todavía una tecnología en desarrollo".

Además, señaló, cada mensaje de texto es relativamente caro, costando el equivalente a dos minutos de llamada.

"Aun cuando ésa es la misma cantidad de dinero que cuesta comprar pan para la familia, la gente me ha dicho que algunos estarían dispuestos a no comer esa noche (para poder) decirle a la comunidad internacional lo que pasa en el país".

"Presión gubernamental"

Todo contenido que se envía al servicio es examinado cuidadosamente, dijo, para asegurar su autenticidad.

Los informes que no estén verificados se marcaran como tales.

Además de los reportes ciudadanos, el mapa será poblado con informes de una res de periodistas de Pajhwok, afirmó.

Los periodistas reportarían "cada aspecto de la elección, bueno y malo", dijo.

El Consejo de Seguridad Nacional de Afganistán ha pedido a todas las agencias noticiosas domésticas e internacionales que "no transmitan ningún incidente de violencia durante el proceso electoral".

Se sabe que la cancillería ha advertido a las organizaciones de noticias afganas que cualquier grupo doméstico que no cumpla con la prohibición será cerrado.

"Hay mucha presión del gobierno para no cubrir estas cosas", señaló Conley.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.