Liberación de Megrahi: ¿pacto comercial?

Abdelbaset Ali al-Megrahi y Seif al-Islam
Image caption Ante las acusaciones de al-Islam, Londres insistió en que no había intervenido en esta decisión.

El gobierno británico negó que la liberación del autor del atentado contra un avión de PanAm en Lockerbie, Escocia, tuviera relación con unos acuerdos comerciales entre Libia y Reino Unido, como había insinuado un hijo del presidente Muammar Gadaffi.

Seif al-Islam había dicho a una televisión libia que el caso se discutió durante unas conversaciones sobre compra-venta de gas y petróleo, algo que negó categóricamente el Ministerio de Asuntos Exteriores británico.

Según dijo al-Islam, el ex primer ministro Tony Blair había sacado a relucir la cuestión en numerosas ocasiones: "En todos los contratos comerciales de petróleo y gas con Reino Unido, (Megrahi) siempre estuvo en la mesa de negociaciones".

Sólo cuestiones legales

El gobierno escocés liberó a Abdelbaset Ali al-Megrahi, de 57 años y enfermo terminal de cáncer, por motivos humanitarios. Londres insistió en que el gobierno central no había intervenido en esta decisión, y que en la salida sólo se tomaron en cuenta cuestiones legales, informó Roger Walker, de la BBC.

La cancillería británica ha negado en reiteradas ocasiones que se haya llegado a algún acuerdo con Libia sobre la liberación de Al-Megrahi a cambio de oportunidades de negocio, que son un factor decisivo en sus relaciones con Trípoli.

Las compañías BP, Shell y BG Group tienen acuerdos de cooperación con Libia en la explotación de petróleo y gas.

BP es además el actor británico más importante en ese terreno al haber firmado hace dos años un acuerdo para la explotación de esos recursos, según analistas.

Por otra parte, Megrahi, condenado por matar a 270 personas al hacer estallar un avión en 1988, le dijo al periódico británico 'Times' que presentará nuevas pruebas que probarían su inocencia.

Críticas en EE.UU.

Su salida de una prisión de Escocia provocó agrias respuestas de Estados Unidos y Reino Unido, país del que procedían la mayoría de las víctimas.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, lamentó "profundamente" la medida adoptada por las autoridades escocesas y dijo que se trataba de "un error".

Por su parte, el secretario de Exteriores británico, David Miliband, dijo que el recibimiento que tuvo Megrahi en Libia a su llegada al aeropuerto fue "profundamente inquietante".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.