Líder surcoreano se reúne con norcoreanos

El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak (dcha.), con el representante norcoreano Kim Ki Nam
Image caption Este encuentro se interpreta como una clara señal de acercamiento entre las dos Coreas.

El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak, se reunió en su residencia de Seúl con altos funcionarios del gobierno de Corea del Norte.

La delegación de Pyongyang llegó a la capital surcoreana para rendir tributo al fallecido ex presidente Kim Dae-jung, cuyo funeral debía realizarse este domingo.

Los seis funcionarios norcoreanos trasmitieron al presidente de Corea del Sur un mensaje de su líder, Kim Jong-il, y dijeron que esperan que los problemas entre los dos países sean resueltos a través de conversaciones bilaterales.

Este encuentro se interpreta como una clara señal de acercamiento entre las dos Coreas, teniendo en cuenta que al presidente surcoreano se le considera un traidor en Corea del Norte.

La reunión entre Lee Myung-bak y la delegación de Pyongyang se produjo poco antes del funeral de Kim Dae-jung.

El fallecido ex presidente surcoreano ganó el premio Nobel de la Paz en 2000 por sus esfuerzos para promover la reconciliación entre las dos Coreas.

En la mañana del sábado la delegación norcoreana se reunió con el ministro de Unificación de Corea del Sur, Hyon In-taek, en el primer encuentro de alto nivel entre representantes de los dos países desde que Lee Myung-bak asumió la presidencia de Corea del Sur en febrero de 2008.

Lea: Inesperado encuentro entre las dos Coreas

El jefe de la delegación norcoreana, Kim Yang-gon, declaró después de la reunión que "cree que las relaciones entre el norte y el sur deben mejorar lo antes posible".

"Hemos tenido pocas oportunidades de hablar… espero que estas primeras conversaciones de alto nivel con la administración de Lee Myung-bak nos den la oportunidad de mantener unas conversaciones francas", dijo.

Línea dura

Image caption Bill Clinton realizó a principios de agosto una sorpresiva visita a Pyongyang.

Al asumir su cargo en febrero, el presidente surcoreano prometió adoptar una línea más dura con Pyongyang.

Las relaciones entre los dos países empeoraron cuando el mandatario supeditó la ayuda a Pyonyang a su desarme nuclear.

Según el corresponsal de la BBC, John Sudworth, algunos observadores creen que las sanciones de la ONU por las pruebas nucleares de Corea del Norte empiezan a surtir efecto, y que ésta podría ser la razón inmediata del cambio de actitud de Pyonyang.

El régimen necesita divisas con urgencia y por eso busca reanudar el turismo fronterizo y el intercambio comercial con su vecino.

Para otros, sostiene Sudworth, el acercamiento sugiere una estrategia diplomática a largo plazo, que contempla la buena relación con el sur como condición previa al restablecimiento del diálogo con Estados Unidos sobre su programa nuclear.

En abril pasado Pyongyang abandonó la mesa de negociaciones multilaterales -en las que participan también Japón, China, Rusia y Corea del Sur- y prometió volver a su programa de enriquecimiento de plutonio, luego de ser sancionado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por realizar pruebas con cohetes de largo alcance.

El 25 de mayo llevó a cabo un nuevo ensayo nuclear, que fue visto como una provocación por Estados Unidos. Entonces el Consejo de Seguridad aprobó una nueva resolución con sanciones más drásticas contra el país asiático.

A principios de agosto, la liberación de dos periodistas estadounidenses -coincidiendo con una sorpresiva visita del ex presidente Bill Clinton a Pyongyang- propició una nueva fase en las relaciones de uno de los regímenes más herméticos del mundo con la comunidad internacional.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.